El bulo sobre la imposición del asturiano que ha acabado en polémica

El bulo sobre la imposición del asturiano que ha acabado en polémica

Un tuit acusando falsamente a un instituto de Gijón de imponer un libro con la «hoja de ruta del nacionalismo» salta a la prensa nacional y provoca una investigación de Educación

Iván Llera
IVÁN LLERAGijón

La oficialidad de la llingua asturiana se ha convertido esta semana en un asunto de actualidad nacional. Varios medios de comunicación han publicado en los últimos días informaciones relativas al cambio de postura de la Federación Socialista Asturiana (FSA) y la posibilidad de una reforma del artículo 4 del Estatuto de autonomía para establecer la cooficialidad del asturiano. La Academia de la Llingua tuvo que salir al paso del revuelo generado para dar su propia versión de los efectos y el coste de este cambio de estatus.

La última polémica al respecto empezó a gestarse en las redes sociales. Todo comenzó con un tuit publicado por la cuenta de la Plataforma Educación en Asturias, que se define como una «plataforma creada por padres para hacer de la educación asturiana un modelo a seguir en todo el país» y contraria a la oficialidad del asturiano. «Hoy el hijo de uno de nuestros miembros acaba de llegar del instituto con este libro, la clase entera está obligada a leerlo. La asignatura es Cultura Asturiana, la falsa optativa que ofrecen a "Llingua". Una clase de 1° de ESO de un instituto de Gijón. HAY QUE PARARLO YA».

El título en cuestión no era otro que 'Faer Asturies', de Patrick W. Zimmerman. «Es sencillamente la hoja de ruta para el triunfo del nacionalismo y la creación del estado asturiano», destacaron en un hilo en Twitter en el que criticaban que el texto describe a Asturias como «una nación y un territorio diferente a España».

Algunos usuarios no tardaron en dudar de la denuncia realizada matizando que la asignatura de Cultura Asturiana solo se imparte en Primaria. La denuncia fue recogida por varios medios digitales de ámbito nacional. Un hecho que obligó a la Consejería de Educación a destinar a parte de su equipo de inspectores a investigar el asunto, concluyendo que ningún instituto de Gijón había impuesto a sus alumnos la lectura del mecionado libro.

El 'responsable' de la propia plataforma ha sido el encargado de confirmar que no había nada cierto detrás de la historia. «Aprovechando el tema de la Oficialidá llevo más de dos meses poniendo barbaridades y payasadas a cual mayor a ver hasta dónde tragábais, pensando que llegaría el día que vieseis que me río de vosotros, pero no, sois bastante más mongolos de lo que me pensaba en un principio».

La cadena de mensajes continúa explicando que el libro de Zimmerman «es simplemente la tesis doctoral de este señor sobre un movimiento político» y concluye que todo se magnificó cuando llegó «la que es muy seguramente la mayor basura de esta sociedad. Los periodistas».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos