El 'calvario' de una mujer endeudada hasta el año 2028 debido al impuesto de sucesiones

Ana Rosario pide a la Junta que «ponga los pies en la tierra y vea todos los casos» ya que «los pobres pagan impuestos y los ricos los evaden»

EUROPA PRESS

Una herencia familiar que se convierte en un drama para toda una generación futura. Así se podría resumir la situación de Ana Rosario Arenas Cardeihac, una mujer que a sus 59 años y sin más recursos que un trabajo eventual o subsidio, paga más de 300 euros todos los meses al banco para hacer frente a una hipoteca con la que pagó una deuda de 42.365 euros que contrajo tras heredar una vivienda y una hectárea agrícola de una tía suya en el municipio sevillano de Carrión de los Céspedes.

Su "calvario" comienza cuando fallece su tía a finales de 2009, a la que cuidaba desde hacía más de 20 años. Así, su tía por como deferencia a su persona por haberla cuidado y acompañado hasta el final de sus días, le dejo su vivienda y una tierra que "estaban libres de carga", pero debido al impuesto de sucesiones en la comunidad andaluza, le aplicaron el valor catastral a los bienes heredados y le añadieron un cinco por ciento de intereses.

Puesto que la cantidad a pagar era de 42.365 euros y con su situación le resultaba "imposible" hacer frente, contactó con Hacienda para dar su vivienda en dación en pago, aunque tuviera que "perderlo todo" --ya que es su "primera y única vivienda"-- y vivir con sus hijos adolescentes en casa de sus familiares.

No obstante, la Administración no cedió y como segunda alternativa, Ana Rosario solicitó un fraccionamiento de la deuda en tiempo voluntario, es decir, en mayo de 2010. Sin embargo, este fraccionamiento le viene dos años después y se encuentra con pagos anuales de "cantidades astronómicas" para ella.

Así, el siguiente paso sería solicitar otro aplazamiento trimestral, que de nuevo es "insostenible" y las cantidades oscilan desde los 335 euros hasta los 4.475 euros, existiendo en algunos meses, más de mil euros de intereses de la deuda principal, a la que se aplicaba un cinco por ciento.

Después de todo, Arenas solo podía pensar que no le quedaba más remedio que "tirar la toalla", si bien antes de ello, recurrió como último recurso a su familia. De esta forma, su cuñada le avaló y el banco le concedió un préstamo para pagar su deuda de forma "íntegra en septiembre de 2012".

Su sorpresa llegó cuando el 24 de diciembre de 2012 le llega una multa de 4.812,67 euros por los intereses de demora en el pago principal, a pesar de que había sido la Administración la que "no había gestionado este fraccionamiento hasta dos años después de solicitarlo". Así, de nuevo otra de sus cuñadas, que no iban a consentir que sus sobrinos se quedasen en la calle, le prestó dinero para pagar esta cantidad.

Actualmente, Ana Rosario paga más de 300 euros de hipoteca y, según los cálculos, estará pagándola hasta que tenga 70 años. A esto se le suman dos hijos adolescentes en desempleo, seguros de vivienda y de vida, luz, agua y las necesidades básicas de cualquier persona. "Mi vida se reduce a trabajar y volver a casa. No puedo permitirme ni siquiera tomarme un café en un bar, ya que la vida está muy cara y lo que gano no me llega para más que pagar deudas", ha explicado desconsolada.

En este sentido, Arenas pide a la Administración andaluza que "ponga los pies en el suelo" y vea "todos los casos", ya que al final "los pobres son los únicos que pagan y los ricos evaden los impuestos". En su caso, ya ha "agotado" todos los mecanismos y sólo espera que esta "pesadilla" termine cuanto antes.

Para hacer frente a toda esta situación, esta mujer se ha puesto en contacto con la Plataforma Stop Impuesto de Sucesiones, que a su vez colabora con el bufete GMesaAbogados. Así, el presidente de la plataforma, Juan Carlos Valverde, ha explicado que "a pesar de que cuando Ana Rosario acudió, el impuesto se había generado y el abanico era mucho más reducido, se ha trabajado para aminorar el impacto económico de esta familia, aún sabiendo del robo y expolio que este tributo supone".

Valverde señala que su caso es "uno de los muchos miles que están aflorando". De esta forma, invita a la clase dirigente que contacten con estas personas y les digan a la cara "si de verdad son ricos". "A la clase trabajadora y humilde la exprimen y le expolian lo que es suyo", ha agregado indignado.

"La Administración se excusa en que este dinero va a pagar los servicios básicos de la ciudadanía, pero este es un robo y un expolio institucional, mientras que una familia que está al límite de su capacidad", ha abundado el presidente.

Según comenta Juan Carlos Valverde, el colegio notarial cifra que desde 2007 hasta 2016, las renuncias se dispararon un 420 por ciento, un 13,1 por ciento del total de las personas que hacen la Declaración de la Renta.

Durante el encuentro mantenido con el presidente de Stop Impuesto de Sucesiones y Ana Rosario insisten en que las leyes son "injustas e inhumanas", puesto que se trata de "una voracidad recaudatoria"; si bien no van a permitir que esta vivienda salga a subasta.

Valverde insiste en la necesidad de eliminar el impuesto de sucesiones o bonificarlo al 99 por ciento, dado que en Andalucía, a su juicio, este tributo es "sangrante" y está al "máximo" junto con Asturias. Asimismo, piden la retroactividad de este tributo en los casos abiertos, así como acabar con esta "lacra social".

A este respecto, desde la plataforma consideran que hay un "empecinamiento político", en donde utilizan el drama de muchas familias. "Esta problemática viene desde hace años, pero ahora se conoce porque se ha hecho fuerza a través de los movimientos sociales", añade.

Finalmente, Valverde agradece el apoyo recibido de más del 70 por ciento del tejido productivo y social de la comunidad andaluza que se han adherido a la causa para luchar contra esta "lacra". Así, participan entidades como la Cámara del Comercio, el Ilustre Colegio de Procuradores de Sevilla, el Colegio Oficial de Abogados y Asaja, entre otros. "No se lucha contra un impuesto, sino contra una lacra social", concluye.

Fotos

Vídeos