Así era la casa de los horrores de los turpin

David y Louise Turpin tenían a sus trece hijos famélicos y encadenados en su casa de California. La Policía acusa al matrimonio de secuestro y torturas

Así era la casa de los horrores de los Turpin
La familia al completo en una boda celebrada en Las Vegas.
ANTONIO PANIAGUA

Permanecían encadenados, olían mal y su aspecto demacrado evocaba al de las víctimas de las hambrunas. Los agentes que hicieron el descubrimiento se encontraron con trece hermanos –diez chicas y tres varones– desnutridos y sucios en un chalé de Perris, a 120 kilómetros al sureste de Los Ángeles, en California. Los había de todas las edades, desde los dos a los 29 años. Todos son hijos del matrimonio formado por David Allen Turpin, de 57 años, y Louise Anna Turpin, de 49. Una de las chicas, de 17 años pero que aparentaba mucho menos por su fisonomía raquítica, logró escapar y llamar con un teléfono móvil a los servicios de emergencias.

El hallazgo se produjo el domingo por la mañana y se ha conocido un día después, gracias a que el sheriff del condado de Riverside hizo pública una nota de prensa en la que informaba del suceso. Nada más traspasar el umbral de la vivienda, la Policía se dio de bruces con un hedor penetrante y una escena de pesadilla. Pese a la oscuridad, los agentes adivinaron la silueta de niños amarrados a la cama con candados y cadenas.

Los padres balbucieron pretextos vagos y «no pudieron dar una explicación razonable de por qué estaban inmovilizados de esa manera», dice la Policía. Al principio los agentes creían que todos eran niños, hasta que se dieron cuenta de que siete de ellos eran en realidad adultos, entre los 18 y los 29 años. Su estampa era lamentable: asustados, con el pijama moteado de manchas, pedían algo que echarse a la boca. Los servicios sociales, que han abierto una investigación sobre el asunto, se preocuparon de que la prole de los Turpin recibiera comida y atención médica en el hospital.

A la izquierda, los periodistas informan enfrente de la residencia de Los Turpin, un chalé en Perris, a 120 kilómetros de Los Ángeles.
A la izquierda, los periodistas informan enfrente de la residencia de Los Turpin, un chalé en Perris, a 120 kilómetros de Los Ángeles.

Los padres, a quienes el juez ha impuesto una fianza de 9 millones de dólares para cada uno, se enfrentan a cargos de secuestro, torturas y poner en riesgo la vida de su progenie.

Más información en www.diariosur.es.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos