El Comercio

Más de ochenta entidades científicas reclaman un mejor trato a los animales

  • Francia estudia instalar cámaras en los mataderos para supervisar a los trabajadores

Más de ochenta entidades científicas presentaron ayer un acuerdo para aumentar la transparencia sobre la utilización de animales en la experimentación. Promovido por Cosce (Confederación de Sociedades Científicas de España) y EARA (Asociación Europea de Animales de Experimentación), el documento resume el empeño común de los científicos: luchar contra la desinformación que, a su juicio, están creando las asociaciones animalistas contra el uso de seres vivos en los laboratorios.

Entre tanto, en Francia, una comisión parlamentaria publicó ayer un informe para evitar la brutalidad con los animales sacrificados en los mataderos, cuya medida más visible es la instalación de cámaras para supervisar el trabajo de los empleados. Las cámaras grabarían todo el proceso, desde la descarga de los animales, su estabulación previa y la muerte. Las imágenes deberán estar al alcance de la dirección del matadero, de los sindicatos y de las autoridades veterinarias.

La comisión parlamentaria, en la que durante cinco meses han trabajado treinta diputados de diversos partidos, fue creada después de que la asociación animalista L214 publicara diversos vídeos grabados con cámaras ocultas en la que aparecían prácticas ilegales con los animales. Los militantes de la asociación sacaron a la luz cómo los animales recobraban la conciencia tras ser sangrados, eran golpeados por los trabajadores, lanzados vivos contra cercados o empujados con bastones puntiagudos. Todo ello está prohibido por la legislación.

La divulgación de las imágenes provocaron un gran escándalo en la opinión pública, lo que llevó a crear la comisión parlamentaria en marzo pasado. En sus conclusiones, los diputados denuncian la disminución en 10 años de casi el 20% de los inspectores veterinarios, un cuerpo que, además, dedica la práctica totalidad de sus esfuerzos a la vigilancia sanitaria y no a la protección de los animales.