Estos son los coches más robados en España

Los ladrones no buscan los más 'fáciles', sino los que tienen componentes más cotizados en el mercado

SOLANGE VÁZQUEZ

Los ladrones no siempre van a lo fácil. Por eso, en el 'top ten' de los coches que más se roban en España no aparecen vehículos con los peores sistemas de seguridad, sino aquellos que tienen mejor salida -enteros o despiezados- en el mercado, lo que les convierte en objeto de deseo de las mafias que actualmente acaparan buena parte de esta modalidad criminal. Así lo explican los expertos de 'Estamos seguros', plataforma que aglutina a las principales aseguradoras del país, quienes apuntan que, aunque los delincuentes tienen preferencia por modelos antiguos -incluso por algunos que ya no se fabrican-, no presentan ningún reparo en echarle el guante a algunos coches de gama alta y «muy dotados de sistemas de protección». ¿Por qué nada se les pone por delante? Muy fácil: porque la dificultad no es un impedimento insalvable para ellos, ya que cuentan con efectivos muy profesionales, con mecánicos muy competentes y, en definitiva, con una infraestructura organizada que les permite atreverse a sustraer coches que no están al alcance de otros delincuentes menos 'preparados'.

Aunque la evolución de este tipo de delitos está sujeta a pequeños picos de sierra, es una modalidad criminal que va en descenso. Para Miguel Ángel Vázquez, responsable de Estudios de UNESPA (asociación empresarial del seguro) y portavoz de la plataforma, hay dos motivos que explican su declive: «Que las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado están cada vez mejor preparados y que los fabricantes ya hacen los nuevos modelos de tal modo que para que un ladrón pueda entrar en un coche y echarlo a andar, prácticamente tiene que levantar el salpicadero». Así, la imagen del 'quinqui' haciendo un puente con unos cables es cada vez menos frecuente.

«El robo llamado 'informal', que es el que realiza un individuo para ir a la disco o a la playa en coche y también para alunizajes, es cada vez menos habitual. Era muy típico en zonas rurales, pero poco a poco se van viendo menos. Ahora, el objetivo suele ser despiezar el vehículo para sacar dinero», apunta. En este sentido, cuanto más 'estandarizadas' sean las piezas, mejor para los ladrones, que tienen más facilidad para colocarlas. Y los modelos más comunes son los más deseados. De ahí que el ranking lo encabecen coches que se han comercializado con éxito durante muchos años -algunos ya no se fabrican, pero otros mantienen su tirón- y que aún están muy presentes en las carreteras, como el Citroën Xsara, el más sustraído, según el estudio. Según los expertos, el 5% de los robos sufridos por un vehículo e indemnizados por el seguro corresponden a un Xsara. «Es por una mera cuestión de cantidad», argumenta Miguel Ángel Vázquez.

Según el último estudio del organismo, estos son los rankings de los diez más sustraídos y de los que presentan menor probabilidad de robo que el conjunto de los modelos y que comparten la característica de ser «muy nuevos, con una antigüedad de cuatro o cinco años» y de marcas asiáticas.

Fotos

Vídeos