Consejos para sobrevivir a las rebajas

Consejos para sobrevivir a las rebajas

Consumo recuerda que los descuentos en productos no implican recorte de derechos

EUROPA PRESSOviedo

La Agencia de Sanidad Ambiental y Consumo del Gobierno asturiano ha emitido este sábado una nota de prensa con una serie de recomendaciones dirigidas a la ciudadanía para el periodo de rebajas. "Para que las rebajas no salgan caras, es aconsejable afrontar este periodo con inteligencia y realizar una compra responsable, sin caer en compras compulsivas", señalan.

Así, desde el Principado recomiendan elaborar una lista de compra con los productos que realmente se necesiten y ajustarse al presupuesto. Consideran conveniente también fijarse en la rebaja aplicada, ya que algunos productos tienen descuentos poco significativos que se pueden encontrar también en otras promociones durante el año.

Más información

"También es recomendable no hacer un uso abusivo de las tarjetas de crédito, para evitar sorpresas y poder hacer frente a los pagos los meses siguientes", han explicado, antes de señalar que si el establecimiento admite el pago con tarjeta no podrá aplicar ningún tipo recargo por su utilización durante las rebajas.

Desde la Agencia insisten en que la adquisición de bienes y servicios en el período de rebajas no conlleva limitaciones en los derechos ni merma de calidad en los productos. El Principado advierte también de que los artículos adquiridos en rebajas deben cumplir los mismos requisitos que tendrían con su precio habitual, entre los que se incluye un etiquetado con el precio anterior y el rebajado y una garantía de dos años.

La legislación actual establece que se podrá vender con precios reducidos en los periodos estacionales de mayor interés, según el criterio de los establecimientos comerciales. Las tiendas que anuncien rebajas deberán poner a la venta al menos la mitad de sus artículos con descuentos. Estos productos no pueden estar deteriorados o defectuosos, ni haber sido fabricados específicamente para rebajas.

La etiqueta del producto debe mostrar con claridad el precio anterior y el rebajado o el porcentaje de descuento que se aplica. Una vez efectuada la compra, es importante exigir y guardar el tique o factura, imprescindibles para cualquier reclamación o para hacer efectiva la garantía del producto en caso de que presente algún defecto. No existe obligación legal de devolver el dinero o cambiar el producto, salvo que sea defectuoso.

Por esta razón, es conveniente consultar la política de devoluciones del establecimiento, plazos, condiciones y si se devuelve el dinero o se ofrece un vale canjeable. En caso de que el producto presente algún defecto, la ley establece un plazo de garantía de dos años para los nuevos y de uno para los de segunda mano.

Ante cualquier problema, desde la Agencia señalan que es recomendable tratar de solucionarlo amistosamente con el establecimiento. Si no se llega a un acuerdo satisfactorio, se puede solicitar una hoja de reclamaciones, que el establecimiento tiene la obligación de facilitar, y acudir a cualquier oficina de información al consumidor (OMIC) o al propio Servicio de Consumo de la Agencia de Sanidad Ambiental para recibir asesoramiento.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos