La contundente respuesta de una joven que perdió 158 kilos y todavía se burlan por su físico

«No voy a dejar que lo que otra gente piense de mí me detenga de vivir mi vida», responde a los que comentan con maldad sobre su cuerpo

EL COMERCIOGijón

Jacqueline Adan es una californiana que llegó a pesar 226 kilos con 25 años, en 2012. Ahora, tras lograr que la báscula solo marque 68 kilos de peso. Pero no ha sido fácil. Está sometida a una estricta rutina de alimentación y realiza mucha actividad física. Además, ha sido sometida a varias operaciones para retirar los excesos de piel.

Hace tres meses colgó en su cuenta de Facebook una foto y un motivador mensaje:

"Más de 350 libras en los últimos años! He pasado por 4 cirugías de extirpación de piel y todavía estoy aprendiendo a hacerlo un día a la vez! Me preguntan todo el tiempo cómo me quedé motivado... Cómo me quedé comprometido y decidido a perder todo mi peso y cómo encuentro el valor para pasar por estas intensas cirugías. Mi respuesta es simple... lo quería bastante mal. Quería tomar el control de mi vida. Yo quería vivir una vida donde mi peso (o exceso de piel) no me detuvo de hacer nada que yo quería hacer! Estando más de 500 kilos estaba atrapado. Celebrada. Me detuvo de ser capaz de hacer tantas cosas! Ya no! No voy a dejar que mi peso o mi cuerpo me celebrar más! Sólo porque puede parecer difícil o desafiante no significa que sea imposible! Amar a nosotros mismos y cuidar de nosotros mismos es lo más importante del mundo! Vale la pena! Sé que tú también puedes hacerlo!!!"

Pero todo su esfuerzo por salud y estética no le ha librado de las miradas impertinentes y los comentarios malévolos que recibía cuando tenía sobrepeso. Y es que ha tenido que enfrentar a los que critican su flacidez. El último caso fue recientemente cuando decidió coger unas vacaciones y viajar a México para tomar el sol. Era la primera vez que se ponía un traje de baño en muchos años.

Se encontraba en la piscina del hotel tranquilamente cuando se percató de que una pareja que se encontraba junto a ella se estaba riendo de ella por su cuerpo. No solo eso, también era el blanco de las indiscretas miradas de otras muchas personas. Pero Jacqueline Adan no se amedrentó y decidió plantar cara a la situación. No quería que le deprimieran después del largo calvario que había pasado. Pidió que le tomaran una fotografía y la subió a su cuenta en Facebook, enviando un mensaje contundente:

"Cuando estábamos de vacaciones en México hace unas semanas, era la primera vez que llevaba un traje de baño en mucho tiempo, y había sido aún más largo desde que llevaba un traje de baño sin un disfraz. Estaba nervioso de tomar mi tapadera y entrar en la piscina o caminar en la playa. Todavía me sentía como la misma chica de 500 kilos... entonces sucedió. Una pareja sentada junto a la piscina empezó a reírse y me apuntaba y se reía de mí tan pronto como me llevé mi tapadera. Entonces, qué he hecho? Tomé un profundo aliento, sonreí y entré a la piscina. Ese fue un gran momento para mí. Yo había cambiado. Ya no era la misma chica. Sí, todavía tengo un montón de piel suelta, puede que todavía me sienta insegura a veces, y si todavía puedo ser divertido. Para ser honesto, sí me molestó. Pero no iba a dejar que la gente así me afecte más! No voy a dejar que lo que otra gente piense de mí me detenga de vivir mi vida. Ellos no me conocen. Ellos no saben cómo he trabajado mi trasero para perder 350 kilos. No saben cómo me estoy recuperando de las cirugías mayores. No tienen derecho a sentarse y apuntar y reírse de mí. Es por eso que sonreí. No importa lo que digan los demás o si tratan de dudar de ti o tratar de traer. Lo que importa es cómo reaccionas a ella. Cómo te sientes por ti mismo. Amar a ti mismo tal como eres es difícil. A otros no les gusta eso. Está bien. Espero que te quieras. Me encanta tu cuerpo. Espero que te siga haciendo y siga sonriendo!" .

Fotos

Vídeos