Crean el primer preservativo inteligente que mide hasta el consumo de calorías

Crean el primer preservativo inteligente que mide hasta el consumo de calorías

Una empresa británica lanza este novedoso condón con el que pretenden incluso detectar enfermedades de transmisión sexual

EL COMERCIO
EL COMERCIOGijón

Las nuevas tecnologías alcanzan a todos los ámbitos de la vida y el sexo no podía ser menos. Esta industria, que tanto dinero mueve, no es ajena a la innovación. Ejemplo de ello es i.Con, el primer preservativo inteligente creado por la empresa del Reino Unido British Condoms.

Este smartcondon consiste en un anillo de goma ajustable a la base del pene que cuenta con una fibra de carbono en la que se encuentran tanto el chip como los sensores. Los creadores del producto aseguran que puede usarse con o sin condón convencional y que además, al poder colocarse encima de este, oferece una mayor sujeción. «No sabrás ni que llevas el i.Con puesto. Es extremadamente ligero y no-invasivo» aseguran desde la web de la compañía británica.

¿Para qué sirve el i.Con?

¿Para qué sirve en realidad este preservativo inteligente? Su objetivo es similar al de las pulseras que miden pulsaciones y calorías quemadas, entre otras, de los deportistas. Es capaz de calcular de igual manera multitud de variables durante el acto sexual. Según la web de los creadores de i.Con, este mide:

- Velocidad máxima y media de penetración.

- Cantidad de penetraciones.

- Tiempo del acto sexual.

- Calorías quemadas.

- Temperatura media de la piel.

- Frecuencia de las sesiones sexuales.

- Circunferencia del pene.

- Número de posturas usadas.

Una vez cncluido el acto, tan solo hay que conectarlo vía microUSB al móvil y descargar los datos guardados. Para revisar el contenido, este novedoso producto cuenta con una aplicación, compatible tanto para iPhone como para smartphones Android, a través de la cual puedes incluso compartir la información aportada. Para cargar el i.Con, puedes enchufarlo al puerto USB del PC.

Las utilidades de este condón no terminan aquí. British Condoms está ya realizando pruebas médicas de una función aún más importante: detectar la presencia de proteinas o antígenos que normalmente suelen ser indicativos de enfermedades de transmisión sexual. ¿Cómo puede un aparato electrónico estar capacitado para ello? Sus creadores han incluido en el i.Con «filtros anticuerpo» para detectar este tipo de alteraciones en medio de la relación sexual. Si algo así se produjera, el i.Con enseguida envía una alerta al smartphone advirtiendo a su usuario de posible riesgo de contagio.

Aquellos interesados en adquirirlo, pueden hacerlo bajo reserva a un precio de 60 libras, unos 69 euros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos