Crían a sus siete hijos «salvajes», que viven sin normas

Crían a sus siete hijos «salvajes», que viven sin normas

Los pequeños no acuden a la escuela y no tienen imposiciones que les obliguen a mantener una rutina de horarios y tareas

Gemma y Lewis Rawnsley es una pareja residente en Reino Unido, cuyos siete hijos viven sin normas, sin acudir a la escuela y sin imposiciones que les obliguen a mantener una rutina de horarios y tareas. Esta pareja permite que sean ellos los que decidan todos y cada uno de los aspectos de sus vidas, sin importan que no reciban clases ni lecciones.

«Si el tiempo es bueno les saco fuera y vamos a pasar el día por ahí; si llueve, entonces es un buen día para quedarse en casa y hacer cosas. No hay límites para que los niños continúen con su vida y hagan lo que deseen».

El mayor de estos siete hermanos tiene 13 años y el más pequeño tan sólo un año de vida. Ninguno de ellos sigue ningún tipo de norma, excepto no mentir y no agredirse entre ellos. La peculiaridad de esta familia les ha llevado a participar en una serie documental televisiva sobre «familias salvajes».

Se trata de una oportunidad, según explican a los medios de comunicación, de demostrar que esta improvisación es la mejor forma de educar a sus hijos. «Si el tiempo es bueno les saco fuera y vamos a pasar el día por ahí; si llueve, entonces es un buen día para quedarse en casa y hacer cosas. No hay límites para que los niños continúen con su vida y hagan lo que deseen», explica la madre.

De esta forma, Gemma asegura que, aunque sus hijos están por debajo de sus compañeros en términos académicos, considera que se trata de peor memoria y no menor inteligencia. Además, esta madre asegura que recibe continuamente elogios sobre sus niños y su forma de educarlos, por lo que entienden que su método funciona.

Fotos

Vídeos