Piel y pelo perfecto para el verano; antes, durante y después de la exposición solar

Obtener un bronceado saludable sin consecuencias negativas para nuestro cuerpo es fácil siguiendo unos cuantos consejos

ELCOMERCIO.ES

Tomar el sol proporciona una sensación muy placentera ya que nos aporta energía y vitaminas, eso sí, siempre que se haga de una manera prudente. El ansia por estar morenos de la manera más rápida posible no es una buena idea, ya que deriva en consecuencias negativas para nuestra salud.

Los rayos ultravioleta afectan sobre todo al pelo y la piel por lo que debes protegerlos antes, durante y después de tomar el sol.

PREPARACIÓN PREVIA

En cuanto a la piel, es aconsejable exfoliarla y nutrirla en cantidad para que la reacción al sol sea favorable. Además, esto contribuirá a conseguir un bronceado uniforme y no la tan odiada diferencia de tonos alrededor del cuerpo. Ocúpate del cuerpo al completo, cepillándolo suavemente y aplicando lociones que hidraten la piel: las mejores consejeras, cremas que contengan ureas, ácido láctico o ácido hialurónico. Si además llevan aminoácidos, te ayudarán a broncearte más rápido.

 En el caso del pelo, hay que tener en cuenta varios factores para no estropearlo con el sol:

Si llevas el pelo teñido, lo más recomendable es oscurecerlo un tono, ya que, no sólo el sol sino también el cloro presente en las piscinas, tiende a aclararlo.

Si por el contrario pensabas aplicarte un tinte este verano, es mejor que pospongas la idea, ya que la aplicación de color reseca el pelo, un efecto que se va a acrecentar con la exposición solar.

Aplica una vez por semana, al menos, una buena mascarilla que le aporte nutrientes y prepararlo así para los efectos de la playa. La queratina es un buen aliado

Es aconsejable que cortes tus puntas, parte que más sufre con el sol, para tenerlas saneadas antes de las vacaciones

Y, como siempre, la alimentación influye también en la parte externa de nuestro cuerpo, por ello intenta mantener una dieta rica en minerales y vitaminas para que se traduzca en un pelo fuerte y brillante

MANTENIMIENTO DURANTE LA EXPOSICIÓN SOLAR

Cuando comenzamos a tomar el sol, nuestra piel proviene de un largo periodo de tiempo oculta después del invierno, por lo que está más expuesta a posibles quemaduras y reacciones negativas ante el sol. Debemos usar fotoprotectores de alto índice y aplicarlos de manera frecuente y alrededor de todo el cuerpo, siempre según el tipo de piel. En días posteriores, podemos ir reduciendo el índice. Cuando llegues a casa, después de la ducha cuando la piel está totalmente limpia, no olvides aplicarte lociones o geles calmantes e hidratantes.

Tras los consejos previos para que el sol no castigue tu pelo, ahora viene el mantenimiento. Si posees una cabellera larga, lo más aconsejable es mantenerlo atado o protegido con sombrero o pañuelo y para que los rayos ultravioleta no sean tan nocivos, aplícate antes de ir a playa o piscina aceite de oliva puro sin excederse en la cantidad.

No dejes nunca el pelo con la sal o cloro. Tras el baño, lávate con abundante agua fría y cepíllalo para quitar impurezas

Despídete del secador. Aprovecha el calor y la brisa para dejarlo secar al aire.

Y nunca dejes de echarte acondicionador tras el champú, ya que tu pelo necesita hidratación tras exponerse a los rayos del sol.

Y DESPUÉS ¿QUÉ?

Ahora toca restaurar la piel y el pelo (hazlo tras el periodo estival). Tus mejores aliados: exfoliaciones, y sesiones de hidratación/nutrición cutánea intensivas, sobre todo en las áreas más agredidas como son el escote, los brazos y las piernas.

El rostro es la parte más delicada y requiere un mimo especial, así que debes oxigenarlo con productos de higiene adecuados y llevar a cabo suaves exfoliaciones con productos de uso regular que van a favorecer la homogeneidad en la cara y la mejor absorción de las cremas hidratantes.

Tu pelo Si no realizaste tratamientos de prevención y mantenimiento, es hora entonces de las terapias de choque. Utiliza un champú reparador y mascarilla altamente nutritiva una vez a la semana.

Masajea tu cuero cabelludo con movimientos circulares que estimulen la circulación sanguínea, se notará en toda tu melena, incluso en las puntas.

Temas

Verano

Fotos

Vídeos