«Se les está dando una autoridad que no tienen. Se sienten impunes», dice una educadora social tras la agresión de una menor

La trabajadora grabó en vídeo su reflexión y la subió a Facebook. Éste se ha hecho viral

MARÍA ALMAGRO

Daliana Ramírez tiene 33 años y lleva casi media vida dedicada a trabajar con niños. En su formación, educación, apoyo, enseñándoles cuáles son los caminos correctos para lograr sus objetivos. Sin pisar a nadie, ni hacerse daño entre ellos ni hacérselo a los demás. Desde hace tres años, esta profesional roteña desarrolla su labor como asistente social en un centro de menores de la provincia de Cádiz (prefiere callarse cuál). Y allí justamente es donde ha vivido un desagradable episodio que le ha llevado a dar un paso al frente y contarle al mundo qué es lo que está ocurriendo, tal y como recoge ABC.es.

La pasada semana una usuaria de su centro le agredió porque, sencillamente, no estaba de acuerdo con una corrección educativa que le había hecho. No es el primer caso ni será el último seguramente. Ocurre alguna vez que otra cuando se trata con niños de cierta conflictividad. Es un riesgo conocido y asumido. Pero Daliana no quiere contar su historia por eso. «Le ha pasado a más compañeros... lo que quiero es denunciar lo que está ocurriendo en esta sociedad por nuestra culpa», afirma tajante.

Y así, con un ojo amoratado del golpe que le habían propinado, cogió su móvil y se grabó:«Probablemente este vídeo no lo vean muchas personas, y no lo van a ver porque no soy famosa, tampoco voy a contar un chiste ni voy a enseñar una teta. Voy a hablar de educación, la que tenemos que dar a nuestros hijos». Se equivocó. El vídeo, que colgó en Facebook el miércoles pasado y no iba a ver mucha gente, se ha convertido en viral y ya lo han visto y escuchado cientos de miles de personas despertando además un intenso debate en las redes. Removiendo conciencias. «Yo a ella no la culpo», se refiere a la menor que la golpeó. «Está acostumbrada a llevar la razón siempre y hacer lo que le da la gana. Recibirá un castigo pero será mínimo. Son dioses sin educación y saben los derechos pero no se atienen a ningún deber. Y eso la culpa es de los adultos, del sistema, de haberles permitido todo».

Daliana denuncia que colectivos como el suyo que tratan a menudo con menores de edad se sientan desamparados. «No es normal que un profesor no pueda trabajar tranquilo, o un policía o un médico... enseguida te están amenazando con denunciarte y la ley les ampara antes a ellos que a quien intenta enseñarles a actuar bien, a decirles que están equivocados y las cosas no se hacen así», explica. «No les estamos haciendo ningún favor. Se les está dando una autoridad que no tienen y una prueba de ello es lo que me ha pasado a mí o lo que le ocurre a tantos compañeros que encima de ser agredidos o amenazados se sienten desprotegidos».

Esta educadora se confiesa una amante de la educación infantil. Lo convirtió en su oficio precisamente por eso, para echar una mano siempre que pueda a los menores que se encuentran en situación de riesgo. «Nadie nace bueno o malo. Te vas forjando a lo largo de la vida. Creo que el derecho del niño está por encima de todo, claro, pero el derecho entendido dentro de la libertad, no en el libertinaje, en que hagan lo que quieran y se terminen sintiendo impunes», comenta. «Eso es lo que estamos creando. Un sistema que hace que sean intocables y el problema es que lo saben».

Fotos

Vídeos