«Después de perder a mi hija en mi interior, el alma se queda rota y el cuerpo vacío»

La bloggera de Gijón, Carmen Osorio, escribe un emotivo post sobre el fallecimiento de su bebé

EL COMERCIO
EL COMERCIOGijón

Carmen Osorio, la periodista gijonesa de 35 años y creadora del blog 'No soy una drama mamá', ha publicado un post que seguro nunca hubiese querido escribir. Siempre ha destacado entre sus seguidores por el optimismo que infunde a todo lo que cuenta, pero en esta ocasión ha tenido que hacer frente a un drama personal: dar a luz una hija fallecido.

Carmen ha expresado en un tremendo escrito todo el proceso hasta el terrible final, aunque seguro que ha encontrado el consuelo en las muestras de cariño que le han profesado a través de las redes sociales.

El post, titulado 'El día que conocí y despedí a mi hija', comienza con una dureza propia de la experiencia vivida: «Mi hija murió el 3 de agosto. Y nació el día 4. Morir antes de nacer, dar a luz sin vida, sobrevivir a un hijo… una maldita incongruencia, una vivencia antinatural por la que nadie, nunca, jamás, bajo ningún concepto, debería pasar».

Osorio había compartido previamente en su blog los detalles de su embarazo y en esta misiva comienza relatando la primera visita a urgencias, primer síntoma de que algo no marchaba bien: «No sé en qué momento empecé a sentir que mi bebé se movía menos dentro de mí porque con las vacaciones, el calor y los cambios de rutina, me resulta imposible saber el día exacto. Pero sí sé que hubo un momento en que ya fui consciente de que llevaba 24 horas sin percibir nada así que tomamos la decisión de ir a Urgencias al Hospital Santa Tecla de Tarragona, previo paso por un ambulatorio en el que no pudieron resolver nada al no haber especialistas», escribe la bloggera.

Tras su segunda visita a Urgencias por un sangrado y pérdida de líquido, en la que los médicos confirmaron que no había latido, Carmen Osorio describe el momento del parto: «Seguía en shock. Llegó el momento y di la cara sencillamente porque no quedaba otra opción. Sobre las cuatro de la madrugada empezaron las contracciones, llamé a las enfermeras, y fui andando a dilatación, mientras lloraba y lloraba. Estaba de 5 centímetros, pedí la epidural, no quería sufrir físicamente. Después oímos llorar a un bebé que llegaba al mundo mientras escuchábamos en monitores los latidos de otros dos, pero ninguno era el corazón de nuestra hija».

«La necropsia diagnosticó 'Corioamnionitis aguda', una infección de la placenta que, en este caso, no se había podido intuir», describe la periodista al explicar las causas del fallecimiento de su hija. Tras su desolador relato, la bloggera no deja de agradecer a sus amigos, familiares así como a los médicos que la atendieron, haberse volcado en los momentos duros.

Carmen Osorio ha compartido su experiencia en las redes sociales, donde ha obtenido un gran apoyo

Fotos

Vídeos