'La dieta de la bella durmiente': la peligrosa moda para adelgazar

Se trata de un método consistente en dormir mediante el suministro de somníferos, para evitar la ingesta de alimentos

EL COMERCIO
EL COMERCIOGijón

Perder peso de forma rápida y eficaz, sin sufrir consecuencias en la salud ni efecto rebote, es algo prácticamente imposible, a pesar de las innumerables dietas 'milagro' que encontramos en Internet. Éstas, normalmente, aconsejan eliminar ciertos nutrientes de las comidas diarias o incluir otros alimentos que, supuestamente, nos harán perder peso. Sin embargo, existen otras técnicas mucho más insólitas. Hablamos de la peligrosa 'dieta de la bella durmiente', consistente en dormir mediante el suministro de somníferos, para evitar la ingesta de alimentos.

Rob es un hombre con obesidad que decidió someterse a esta 'dieta', de cara a una reunión para reencontrarse con sus compañeros de la Universidad. Quería que sus viejos amigos le vieran delgado y con buen aspecto y debía conseguirlo en un tiempo record, puesto que la báscula situaba su peso en 130 kilos. Decidió entonces acudir a un programa de la televisión inglesa en el que médicos y nutricionistas le recomendaron este método.

El argumento para defender su eficacia era fácil de entender: mientras duermes, no comes. Mes y medio después de ponerla en práctica, Rob acudió al programa y demostró que había perdido más de 8 kilos. Los resultados no podían ser más satisfactorios, sin embargo, los serios peligros de esta técnica no fueron expuestos, en ningún momento, en el espacio televisivo.

Por un lado, esta dieta conlleva un riesgo de sobredosis, propicia el aislamiento social, influye negativamente en el estado de ánimo y podría llevar a quien lo practica a una depresión. Es muy probable, además, que se produzca una adicción a las pastillas para dormir, puesto que, acostumbramos al cuerpo a dormir más de lo que necesita y, en consecuencia, cada vez necesitamos dosis más altas.

Así lo aseguran la mayoría de los médicos, exceptuando los del citado programa de televisión, que también advierten de los efectos secundarios, como dolores de cabeza, alucinaciones, pérdida de equilibrio, deterioro de la capacidad cognitiva y los consecuentes problemas para dormir de manera natural. En definitiva, se trata de una peligrosa dieta que no conviene poner en práctica. Lo recomendable es acudir a un buen profesional que ayude a adquirir hábitos alimenticios saludables.

Fotos

Vídeos