La dieta de las famosas para eliminar los excesos navideños

Angelina Jolie suele practicar dietas restrictivas en periodos limitados. /
Angelina Jolie suele practicar dietas restrictivas en periodos limitados.

La doctora Folch, famosa por la dieta de la alcachofa, propone estar unos días a zumos. Beyoncé y Angelina Jolie están de acuerdo

ARANTZA FURUNDARENA

Las navidades nos pueden dejar una huella imborrable en el alma... Y otra muy difícil de borrar en el cuerpo. «En estas fechas llegamos a coger unos tres kilitos de media. E incluso seis aquéllos que tienen tendencia a engordar», avisa la doctora Folch. Montse Folch es la nutricionista catalana que en su día saltó a la fama por haber logrado afinar la silueta de Rociíto con un régimen que pasó a la historia como ‘La dieta de la alcachofa’. Ha llovido mucho desde entonces y hoy, tras publicar ‘La dieta de los colores’, la conocida dietista barcelonesa lanza otro desafío en la incruenta pero agotadora batalla contra los kilos de más: el ayuno de sólidos.

Estar a zumos no es en realidad nada nuevo. Angelina Jolie ha desvelado que suele practicarlo dos días a la semana y Beyoncé convirtió en mundialmente famosa la ‘Dieta de la limonada’. La mismísima Isabel Preysler, reina de corazones y emperatriz de la esbeltez, solía purgar sus excesos gastronómicos con un día a la semana a puros jugos e infusiones... Hasta que lo dejó porque le provocaba dolor de cabeza. La doctora Folch reconoce que el dolor de cabeza no es infrecuente al comienzo de ciertas dietas estrictas. «Al no tener hidratos de carbono o azúcares, el organismo puede entrar en cetosis y eso libera cuerpos cetónicos por parte del hígado, que son los causantes de la cefalea». Por eso no se cansa de recalcar que el ayuno debe ir precedido de una analítica y controlado en todo momento por un especialista.

Folch se ha propuesto resetear cuerpo y mente en 2018. En colaboración con la también nutricionista Anna R. Alós, una profesora de yoga, otra de reiki y una experta en ‘mindfulness’, pretende impartir pautas de ayuno saludables mediante estancias en hoteles rurales de Girona e Ibiza donde se practica la terapia depurativa del ayuno de sólidos. Este sería el punto de partida. Y el objetivo: aprender a comer sano. Su eslogan: ‘Adiós a las dietas, hola a los hábitos’. Y su mantra favorito: «No somos lo que comemos. Somos lo que asimilamos».

Estos ayunos no son a base de limonada y cúrcuma, como los de Beyoncé, sino que incluyen licuados de frutas, verduras y proteína vegetal. Además se acompañan de meditación y ejercicio suave controlado. «Siempre hemos de compensar con algo dulce al mediodía para evitar la bajada de azúcar de media tarde. Puede ser un poco de miel, por ejemplo. Y, por supuesto, durante el proceso, si alguien necesita ingerir un sólido, puede masticar una zanahoria», informa la doctora Folch.

Lo de la zanahoria suena a broma en pleno atracón navideño... Pero lo cierto es que, después de tanto homenaje gastronómico, el cuerpo se resiente. La grasa del cordero o el pavo relleno junto al turrón, los mantecados y el cava (por no hablar de los langostinos con mayonesa) forman un cóctel explosivo que estresa el organismo. «En estas fechas lo sobrecargamos de grasas saturadas, azúcares y sal –explica Montse Folch–. Y eso hay que depurarlo de alguna manera. El ayuno de sólidos evita la masticación y favorece la función del estómago. Es una manera de liberar al organismo de las posibles grasas saturadas de la proteína animal».

Organismo estresado

Muchos famosos han experimentado con dietas restrictivas en periodos limitados. Además de Angelina Jolie, el actor Hugh Jackman ha puesto alguna vez en práctica la dieta denominada ‘5:2’, consistente en comer a placer durante cinco días a la semana e ingerir un máximo de 600 calorías los dos restantes. «No lo veo mal en una persona sana, siempre que esté controlada –señala Folch–. Pasar dos jornadas a 500 calorías diarias no es descabellado».

En perpetua búsqueda de la silueta perfecta, las celebridades sucumben con facilidad a las dietas de moda. Gwyneth Paltrow hace tiempo que se afilió a la macrobiótica, igual que Julia Roberts. Los hay ortoréxicos como Arnold Schwarzenegger, veganos como Drew Barrimore, ayurvédicos como Miguel Bosé o crudívoros como Demi Moore... «Todas las dietas de moda pueden ser buenas mientras estén controladas por un especialista y te proporcionen los nutrientes esenciales», precisa la doctora Folch.

Con el ayuno de sólidos se puede llegar a perder tres kilos en una semana. Pero, para evitar el temido efecto rebote, el programa incluye cuatro semanas de readaptación alimentaria, una forma de aprender que, terminadas las fiestas de Navidad, conviene mandar a la gula de vacaciones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos