El drama que apartó Marion Bartoli del tenis: «Cada día mi novio me decía que estaba gorda»

A la izquierda, Bartoli en una imagen de 2016; a la derecha, jugando en Madrid en 2013. /
A la izquierda, Bartoli en una imagen de 2016; a la derecha, jugando en Madrid en 2013.

Tras conquistar Wimbledon en 2013, la tenista francesa se retiró de la competición. Dijo que era un vírus, pero ahora cuenta que se dejó destruir por su pareja. «Fue un gilipollas absoluto»

COLPISAMadrid

Marion Bartoli ha vuelto a disfrutar del tenis. Después de cinco años sin competir y de sufrir un misterioso virus que, dijo, casi le cuesta la vida, la tenista francesa ha vuelto al circuito a sus 33 años. La carrera de Marion Bartoli pasó del cielo al infierno en unos meses. La tenista, en una entrevista al diario francés 'L'Equipe', ha reconocido lo mal que lo pasó tras conquistar Wimbledon en 2013: "Me dejé destruir".

Ahora la francesa ha regresado a las pistas: "Necesito desmostrarme que estoy viva". Después de ganar el Gran Slam londinense, en lugar de despegar todavía más su carrera, Bartoli sufrió graves problemas de salud que le llevaron a colgar la raqueta en agosto de ese año. Sus problemas continuaron hasta llegar a admitir en 2016 que tenía miedo a morir. De hecho, ese año pasó tres meses ingresada en una UCI de un centro parisino a lo que siguió un tratamiento en una clínica de Italia donde le hicieron una transfusión y le colocaron una sonda nasogástrica.

Uno de los mayores problemas que sufrió fue con su novio, como confiesa en la entrevista. La relación sentimental no le ayudó: "Fue un gilipollas absoluto. Cuando dejé mi carrera era la más feliz del mundo. Después me decía cosas como que estaba gorda. Me lo decía todos los días. Íbamos por la calle, veíamos a una chica delgada y me decía: '¿viste lo hermosa que es?' No me ayudó. Me decepcionó. Estaba en los suelos, pero por suerte pude levantarme y encontré la alegría de vivir en el día a día. Él apagaba eso. Me dejé destruir por alguien y no pensé que fuera posible". Aquel episodio hizo que la deportista llegase a perder 40 kilos. Su delgaddez era tan evidente que la organización de Wimbledon le impidió participar en un evento de exhibición por miedo a que le pasase algo en la pista.

Por último, la tenista confiesa que "ahora he perdido mucho peso. Antes era débil. Ahora he pasado todos los exámenes médicos para regresar. Todo encaja. Si veo que mi regreso al tenis hace que mi salud corra peligro, pararé".

Temas

Tenis

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos