vídeo

Omar, Illán, Mario, Daniel, Alba y Rosa posan con creación y ante el terreno en el que se moverá.

Ciencia y valores en un robot

  • Alumnos del IES de la Laboral y del Jerónimo González de Sama participan el sábado en la Liga Lego. Serán los únicos asturianos

Cada recreo diario, desde el pasado mes de octubre, lo han dedicado a este proyecto. Y eso que no les ayuda a subir la nota de ninguna asignatura. Pero Alba, Mario, Rosa, Illán y Daniel, capitaneados por el profesor Omar Fernández, están encantados con su robot y les vale la pena. Son estudiantes de segundo de ESO del IES de la Universidad Laboral y forman, junto a otro grupo del instituto Jerónimo González, de Sama, el equipo ‘Jerolab’, el único de Asturias que competirá este fin de semana en las pruebas regionales de la First Lego League (FLL). Su robot está casi a punto. Andan estos días solventando problemas de última hora y preparando el material que se llevarán a Ferrol, al campus de Esteiro, de la Universidad de La Coruña. Porque los asturianos, a falta de pruebas regionales aquí, han pedido permiso para participar en las pruebas vecinas. Y, conscientes de la dificultad de jugar fuera de casa, allí estarán. Desde Sama se suman Astur, Carla, Bernardo, Miguel, Noé y su profesora, Rosana Álvarez.

en vídeo

  • El robot asturianoEl profesor y los alumnos explican su proyecto y muestran su funcionamiento

En Galicia habrá 16 equipos, cada uno formado por entre tres y diez miembros, todos con una edad máxima de 16 años. Participar en la Liga Lego es toda una experiencia y un trabajo en equipo. La parte más visible es el diseño, construcción y programación del robot autónomo, con la tecnología Lego Mindstorms. Imposible calcular cuántas piezas han utilizado los chicos del ‘Jerolab’ para montar el suyo. Porque además del robot hay que diseñar y construir el terreno de juego, el circuito por el que se moverá durante un tiempo máximo de dos minutos y medio. El objetivo es que el robot resuelva una serie de misiones en ese terreno, para conseguir la máxima puntuación. Avanza, esquiva obstáculos, coge una pieza, la encaja en otra, incluso mete un gol. Así es la misión de los asturianos. Saben que en el robot tienen su punto fuerte.

Competir, ayudar, aprender

Porque el proyecto va mucho más allá. La FLL insiste una y otra vez en sus «valores». A saber: ‘graciuos professionalism’ o, lo que es lo mismo, cortesía profesional, que consiste en valorar el trabajo bien hecho, tanto el propio como el de los demás; y lo que llaman ‘coopertición’, la suma de cooperación y competición, «competir, ayudar y aprender de los demás compañeros». El equipo del ‘Jerolab’ incluso ha preparado un fantástico póster que resume todos estos valores. Por eso, entre otras cosas, no tienen problemas en mostrar y compartir su trabajo. Aunque la competición sea el sábado y den pistas a los contrincantes.

Y a todo eso se suma que cada equipo deberá presentar y defender ante el jurado su propio proyecto científico: una solución innovadora para un problema real. En esta ocasión, sobre el futuro de la educación. De esta parte del trabajo se ha encargado más el grupo del instituto de Sama, mientras que en Gijón se han concentrado en la programación y construcción del robot y el terreno de juego.

El equipo asturiano sabe que es difícil hacerse con el primer premio, pero esa es su meta. Mario lo tiene claro: «Queremos ganar y llegar a la competición internacional». Porque el equipo que resulte ganador en Galicia se enfrentará después a la fase nacional. Y de ahí a las pruebas internacionales. Todas las posibilidades están abiertas en este momento.

Con independencia del resultado que se consiga el sábado, cuenta Alba que en este tiempo de creación se han divertido mucho y han comprobado cómo la tecnología puede ayudar a aprender. Y, cómo no, la importancia del trabajo en equipo. Su compañero Mario, aficionado a los ‘Lego’ desde pequeño, ha podido convertir ese juego de infancia en toda una práctica formativa. Y todos ellos habrán participado en una iniciativa que tiene como misión «contribuir a despertar vocaciones en el ámbito de la ciencia, la tecnología y las ingenierías en España, mediante una experiencia educativa emocionante que inspira a miles de jóvenes en más de 60 países de todo el mundo».