El Comercio

Los jesuitas de Gijón eliminarán el próximo curso los libros de texto en Secundaria

Un profesor y sus alumnos en el Colegio La Inmaculada.
Un profesor y sus alumnos en el Colegio La Inmaculada. / Daniel Mora
  • “No es una mera transformación de soporte o formato, sino un gran cambio metodológico apoyado en el uso de nuevas tecnologías”, explica el director del centro

El colegio concertado La Inmaculada Concepción de Gijón eliminará el próximo curso los libros de texto en la Educación Secundaria Obligatoria (ESO), que serán sustituidos por ejemplares digitales. Así se lo ha transmitido el director del centro, José Manuel Guerrero, a los padres de los alumnos en una carta que ha colgado en la intranet del colegio, la red informática que permite compartir información con las familias.

En dicho documento, Guerrero explica que la Comisión de Coordinación Pedagógica (CCP) de la Inmaculada lleva todo este curso estudiando esta posibilidad en “su constante idea de mejora continua” y finalmente ha decidido elaborar un informe favorable al cambio que ha sido aceptado por el equipo directivo.

Esta modificación a la hora de trabajar en el aula no es baladí. Ya lo advierte el director: “No es una mera transformación de soporte o formato, sino un gran cambio metodológico apoyado en el uso de nuevas tecnologías”. No en vano, indica, supondrá “un coste económico importante para el colegio, ya que se cambiará toda la instalación wi-fi actual por otra a la vanguardia de las nuevas tecnologías, acorde con lo que los tiempos demandan”. Ahora bien, también aclara que esta modificación “afortunadamente supondrá también un ahorro importante para las famillias, ya que estos nuevos materiales tienen un precio bastante inferior al de los actuales libros de papel”.

La idea de la dirección es convocar a todos los padres de los alumnos implicados a una reunión que podría tener lugar a finales de mayo o principios de junio. Siempre antes de acabar el presente curso. El objetivo es “explicar el contenido de este cambio metodológico que nos asegurará -apunta Guerrero- estar a la vanguardia de los colegios de España y resolver todas las dudas que las familias puedan tener”.

Este paso tiene lugar en un momento en el que los jesuitas de Cataluña han 'revolucionado' este año el sistema educativo con un nuevo modelo pedagógico en el que también han desaparecido los libros de texto, el tradicional esquema de las asignaturas (los niños adquieren conocimientos haciendo proyectos conjuntos), los exámenes y los horarios. Es un proyecto piloto que han puesto en marcha en tres de los ocho centros que tienen en la comunidad autónoma.

Concretamente, en dos de Barcelona y en uno de Lérida. Se aplica en los cursos de quinto de Primaria y segundo de la ESO, en cuyas aulas han desaparecido los tabiques y los viejos pupitres, que han sido sustituidos por grandes espacios de luz, sofás, gradas y mesas dispuestas para trabajar en grupo y acceso a las nuevas tecnologías. En sus primeros meses de experimentación, han constatado que el método funciona. Con esta educación ­explicaba recientemente uno de los profesores, Josep Menéndez-, el alumno es el protagonista, hay verdadero trabajo en equipo y los estudiantes descubren cuál es su proyecto vital, qué quieren hacer en la vida y aprenden a reflexionar porque van a vivir una época que les va a desconcertar”.