El Comercio

Los opositores de Educación instan a los tribunales a revisar las notas para evitar denuncias

  • Suatea cree que el «desastre de la oferta pública de empleo es consecuencia de un acuerdo de interinos que hay que derogar»

Antes de que se hagan públicas todas las calificaciones que aún quedan pendientes de la oposición del cuerpo de maestros del Principado de Asturias, una plataforma de interinos insta ya a los miembros de los tribunales a «revisar todas las notas, del primero al último», para que no suceda lo mismo que en Audición y Lenguaje, donde solo han aprobado 19 personas, tantas como plazas se ofertaban de esa especialidad. Esa es la última petición de los aspirantes en esta oposición (donde hubo algo más de 6.000 inscritos y 188 plazas ofertadas), que han amenazado con acudir a los tribunales, molestos por la forma en que se está calificando.

Si ya mostraron su preocupación por el escaso número de personas que superaron la primera fase de los exámenes (se estima que menos de 900), al publicarse las calificaciones definitivas de la primera especialidad su preocupación aumentó. Anteayer, los opositores se mostraron dispuestos a acudir a los tribunales de justicia si se mantenía esta forma de calificación que, para ellos, supone incumplir las condiciones de un concurso oposición.

Portavoces de los interinos creen que aún se está a tiempo de evitar las denuncias que los afectados podrían presentar en el juzgado si los examinadores «revisan las notas». Y eso es lo que solicitan, aunque con muy poco margen. Porque está previsto que entre hoy y principios de la próxima semana se publiquen el resto de calificaciones, después de que los últimos aspirantes acaben de presentar sus programaciones ante los examinadores.

La cuestión que está sobre la mesa es si solo va a haber tantos aprobados como plazas o, si tal y como venía siendo habitual, apruebe la oposición bastante más gente que puestos haya. Porque es después, en la fase de oposición, donde se tiene en cuenta la puntuación que los aspirantes tienen por experiencia y formación y, al baremar, se ordena la lista definitiva. En caso de que solo supere el examen el mismo número de aspirantes que plazas hay disponibles, esa baremación quedaría anulada.

Así lo explican los afectados e incluso alguna academia especializada en preparar a los opositores. «Es imposible estadísticamente que solo aprueben el segundo examen exactamente las plazas que hay distribuidas por tribunal», aseguran. Y esa es otra cuestión: que cada tribunal ya tenía distribuidas de antemano, según las propias bases oficiales de la convocatoria, el número de aprobados que le corresponde, calculado por la cifra de aspirantes que realmente se presentó al examen en cada uno de ellos.

Al suspender, los opositores se quedan sin los puntos 'extra' establecidos: dos por superar el primer examen y cuatro por el segundo. Si nadie consigue esos cuatro, bajan sus posibilidades. Eso perjudica a quienes se presentan por primera vez a un proceso de empleo público, porque el resto puede mantener la nota de oposiciones anteriores.

Por su parte, el sindicato Suatea hizo ayer referencia al «desastre» de este proceso, que considera «consecuencia directa de un acuerdo de interinos que es necesario e imprescindible derogar y al tiempo sentarse en la mesa con el conjunto de las organizaciones sindicales a negociar un acuerdo justo y equitativo fruto del consenso y no de la imposición como es el actual».