El Comercio

La vuelta al cole más cara de los últimos años

Rocío Fuente, con sus tres hijos, Martina (alumna de tercero de Primaria), Javier (primero de Primaria) y Carmen (primero de Infantil). Delante de cada uno, sus libros y material escolar.
Rocío Fuente, con sus tres hijos, Martina (alumna de tercero de Primaria), Javier (primero de Primaria) y Carmen (primero de Infantil). Delante de cada uno, sus libros y material escolar. / Purificación Citoula
  • La implantación de la LOMCE en toda la Secundaria obliga a cambiar los libros, con un coste de 300 euros

  • Las familias se quejan de que los bancos de intercambio no les sirven debido al elevado número de centros que han modificado los manuales

Colás volverá el 15 de septiembre al Instituto El Piles para cursar cuarto de Secundaria (ESO). Carmen, dos años menor, se reincorporará al colegio concertado de La Asunción, también en Gijón, para estudiar segundo de la ESO. Y ambos lo harán con novedades, porque la Ley para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE) se implantará este año en los cursos pares de la ESO y Bachillerato, por lo que la normativa quedará ya implantada en todas las etapas educativas desde Primaria después de haber entrado en vigor en 2014. Este cambio ha llevado a los centros a modificar sus manuales y, en consecuencia, el desembolso que han tenido que hacer las familias en la vuelta al cole también es mayor, porque ya no se pueden intercambiar ni pasar de un hermano a otro, como le ocurría a Carmen, con un hermano cuatro años mayor que, hasta ahora, durante toda la etapa escolar, le había traspasado todos los suyos.

Colás ha tenido que comprar siete manuales, más dos de ejercicios de Inglés y Alemán. Su familia ha pagado por ellos 262 euros. En el caso de Carmen, han sido cinco libros, ya que el de Inglés lo puede aprovechar del curso pasado. El desembolso: 300 euros. Curiosamente a su hermano, en segundo de Bachillerato, le han costado menos: 150 euros.

Por esta razón, porque antes los manuales eran aprovechables y había un estocaje en los bancos de intercambio de libros impulsados por las AMPAS (los cursos pares seguían la LOE), la Federación de Asociaciones de Alumnos Miguel Virgós de la red pública sostiene que «ésta será la vuelta a las aulas más cara en años debido a la implantación de la LOMCE en toda Secundaria». El coste medio de un libro en esta etapa es de 30 euros. Su presidenta, Elena González, lamenta que, en esta ocasión, los bancos «no nos van a servir para nada, porque con la LOMCE ha habido que tirar una barbaridad de ellos y muchas familias que entregaban manuales a cambio de otros ya no lo van a hacer porque, a cambio, no van a recibir ninguno. No hay suficientes. Recuperar todo lo que habíamos logrado llevará entre cuatro o cinco años», calcula.

Ser beneficiario de una beca para la adquisición de manuales tampoco cubre el gasto total, pues la cuantía, de 105 euros, «da para adquirir tres ejemplares», añade la responsable del colectivo. En el caso de los centros concertados, este dinero se concede directamente a las familias por una limitación legal, mientras que en los públicos, la ayuda, aunque nominal, la recibe el colegio o instituto, que cede el libro al alumno a condición de que lo devuelva al finalizar el curso.

«No hay obligación»

Visto el gasto que tienen que realizar las familias, González afirma que «esto, de educación gratuita, no tiene nada y las familias, si fuésemos valientes, deberíamos enviarlos a clase sin ellos, porque no tenemos obligación, aunque sea una práctica ya asumida». Lamenta que, «siendo el currículo parecido, los colegios sigan inclinándose por cambiar los manuales, cuando hay material suficiente en la red. Seguimos anclados en la clase magistral del siglo XIX, con un libro para controlar la evolución de nuestros hijos y siguiendo la programación de la editorial».

Por eso, cree que hace falta un cambio pedagógico, que «ya están abordando algunos docentes, al generar contenidos propios, colgándolos en la intranet del colegio o fotocopiándolos». Para algunos padres, en cambio, «los libros, que es verdad que son caros, no los cambian así como así, salvo que no haya por dónde cogerlos, como ya pasó con alguno de Filosofía. La Educación es uno de los caballos de batalla de la Política y profesores y alumnos se ven obligados a adaptarse a las reformas». Así lo indica María Antonia Vigil-Escalera, madre de Carmen y miembro de la AMPA de La Asunción, quien sostiene que «el futuro pasa por los libros digitales, pero hace falta una gran infraestructura».

En el caso de Primaria, también hay bancos de libros de texto, pero el problema con el que se encuentran los padres es que hasta tercero de Primaria «el material es fungible; esto es, se consume con su uso. Porque los niños tienen que pegar, recortar, colorear..., y sus hermanos o los niños de cursos posteriores no los pueden utilizar. En el caso de Secundaria y Bachillerato pasa algo parecido con los cuadernillos de idiomas, porque tienen que escribir en ellos».

Familias consultadas cifran en 200 euros el coste de los libros en Primaria. Es lo que han pagado los padres de dos niños de quinto y segundo de Primaria del colegio Begoña, en Gijón. A esa cantidad se suma el material escolar (agendas, libretas, lápices, rotuladores...), con un coste medio de 50 euros; la mochila (entre 40 y 50), el chándal (60) y los playeros (40), en el supuesto de no usar uniforme (unos 130).

Horquilla amplia

Tampoco la vuelta al cole sale gratis en Infantil. Un matrimonio con dos niños en esta etapa en el colegio público San Claudio de Oviedo paga unos 200 euros por cada uno. Solo en libros, que son fichas, han desembolsado 176 euros. Pero a este gasto se une el de mandilones, chándals, material para el aula (toallitas, tissues, dosificador de jabón...) y la agenda por la que se comunican profesores y padres. Pero hay oscilaciones. En el colegio público de Ujo (Mieres), hay padres que, en libros, han pagado 124 euros y en el Alfonso Camín, de Gijón, 60.