El Comercio

10 consejos para los que comienzan en la Universidad

Estamos en vísperas de que miles de jóvenes comiencen su andadura en la Universidad. Para algunas personas, el único objetivo del paso por la Universidad es conseguir el título. Esa es una de las mejores garantías de insatisfacción y en muchos casos de fracaso. No existen recetas mágicas para el éxito, claro está, pero la Universidad se ha vuelto más compleja que nunca y, con todos los peros que se deseen poner, las posibilidades de desarrollo personal son más amplias que hace unos años. Aquí van algunos de los consejos que doy a mis estudiantes al comenzar el curso.

1. Pregunta sin complejos. No siempre te podrán atender en el transcurso de una clase. Ten en cuenta que muchos de tus profesores tienen una actividad investigadora intensa y que su tiempo es limitado. Tampoco todos los profesores son igual de receptivos pero la gran mayoría está deseoso de encontrase con estudiantes curiosos, inquietos y con iniciativa.

2. Entérate bien de qué material necesitas antes de comprarlo. El profesorado suele utilizar muchas fuentes de información para preparar la asignatura y recomienda algunas de las principales al alumnado. Por ejemplo, tres o cuatros libros principales de los que es posible que sólo te interesen uno o dos capítulos en la mayor parte de los casos. Recuerda que tienes bibliotecas en la Universidad, tanto físicas como on-line. Cerciórate bien con el profesorado y con tu propio juicio y el de otros estudiantes, qué material puede adaptase mejor a tus necesidades antes de comprarlo.

3. Únete a alguna asociación de estudiantes. Existen estudios que demuestran que los alumnos que participan en asociaciones tienen más probabilidad de tener éxito en la carrera. Cada vez hay más y si tienes interés en promover alguna seguramente que encuentres apoyos en tu centro.

4. Trata de aumentar tu círculo social. Durante los estudios tendrás sin duda altibajos que te ayudarán a superar. Si tienes éxito en la carrera es seguro que vas a coincidir en el futuro con muchos de tus compañeros de estudios profesionalmente. En muchos casos serán la llave para un puesto de trabajo. De la reputación que te ganes entre tus compañeros de estudios va a quedar una huella indeleble. Recuerda la famosa frase de Bill Gates: «No te rías de los frikis que algún día trabajarás para alguno de ellos».

5. Aprovecha las oportunidades. La Universidad está llena de oportunidades que no había hace unos años y que contribuyen a tu formación integral. Desde actividades deportivas, de representación de estudiantes, conferencias, clubs de debate, itinerarios bilingües, concursos de todo tipo, actividades para formarte en idiomas, programas de mentorías, voluntariado, etc.

6. Toma conciencia de que ya eres un adulto. Nadie le va a decir las notas a tus padres, para su sorpresa, por cierto. Nadie les va a decir si vas o no vas a clase. Más de una vez me han llamado padres para saber la nota de sus hijos. La respuesta es negativa porque existen impedimentos legales. El diálogo siempre se repite: «¡Pero si le pago los estudios!»; «Pues no se los pague si no le dice las notas», respondo. Esa ansiada mayoría de edad tiene sus ventajas, pero lleva aparejada un gran peso que es la responsabilidad. Tus padres no van a saber las oportunidades que vas a tener en la universidad; tú sí.

7. Trata de planificar tu carrera universitaria. Plantéate qué quieres obtener de la Universidad. No te quedes solo en el título. Si, por ejemplo, deseas aprovechar el paso por la Universidad para cursar parte de los estudios en el extranjero puedes tener muchas, muchas oportunidades, pero requieren que te pongas desde ahora mismo a formarte en esos idiomas.

8. Trata de ser un buen compañero. Ante todo ten un profundo respeto a otros estudiantes, profesores, personal de administración, conserjes, limpiadoras… Ten presente las palabras de psicólogo Howard Gardner, premio Príncipe de Asturias: «Las malas personas no pueden ser profesionales excelentes. No llegan a serlo nunca. Tal vez tengan pericia técnica, pero no son excelentes». No se trata solo de palabras, es una afirmación con base científica.

9. La clave del éxito académico es el trabajo y la constancia. La carrera universitaria es de fondo. Al menos cuatro años en un Grado. En muchos casos, además un Máster de uno o dos años. Y eso si todo va bien. Hay sin duda, estudiantes con más talento que otros pero no he visto ningún gran expediente académico detrás del cual no haya un gran esfuerzo. Desde luego que hay gente que saca los estudios adelante a base de tirones los días previos a los exámenes pero, además de tener mucho riesgo, es una forma de aborrecer las asignaturas y de adquirir unos hábitos nefastos para el futuro laboral. La constancia es garantía plena de éxito.

10. Disfruta de tu paso por la Universidad. Trata de construir tu vida. Disfruta del aprendizaje, de tus compañeros y del entorno único que ofrece. La Universidad es un lugar increíble, de creatividad, de crecimiento y superación personal, de amistad, de investigación, de retos, de libertad. Disfruta también en el esfuerzo: «El esfuerzo mismo para llegar a las cimas basta para llenar el corazón de un hombre», dijo Albert Camus. Ten por seguro que vas a encontrar asignaturas que no te van a gustar, que probablemente tengas más de un disgusto a lo largo de tu carrera, pero no te rindas.

(Juan Carlos Campo es director de la Escuela Politécnica de Ingeniería de Gijón).