El Comercio

El consejero de Educación, Genaro Alonso, ayer en la Junta.
El consejero de Educación, Genaro Alonso, ayer en la Junta. / EFE

La primera convocatoria ordinaria de interinos incluye un 42% de plazas vacantes

  • Suatea considera que son puestos que se deberían haber adjudicado hace semanas y acusa a Educación de perjudicar a muchos docentes

El procedimiento es más o menos ordinario. Antes de iniciar el curso o durante los primeros días, la Consejería de Educación convoca todo el listado de plazas de docentes, tanto de Primaria como de Secundaria que no han sido adjudicadas, para poder completar los claustros con personal interino. Ha habido dos grandes llamamientos con ese objetivo. A partir de ahora deben comenzar las adjudicaciones semanales que, cada martes y durante todo el curso, tratan de cubrir principalmente las bajas o ausencias por otro motivo que vayan sufriendo los centros escolares, así como las jubilaciones. Ayer se produjo esa convocatoria semanal.

Lo que no es 'ordinario', o al menos así lo considera el sindicato Suatea, es que esta convocatoria vuelva a incluir numerosas plazas vacantes. Esto es, puestos docentes que ya se sabía desde el principio que no se habían cubierto y que, según Suatea, deben publicarse en la primera convocatoria para dar la oportunidad de escoger a los interinos que mejor estén situados en la bolsa. Porque es de suponer que dichas plazas van acompañadas de una mayor estabilidad para el interino.

Emma Rodríguez, del sindicato y presidenta de la Junta de Personal Docente no Universitario, explica que ya vivieron la «desagradable sorpresa» de que en la segunda convocatoria de interinos ya se incluyó más de un centenar de estas plazas. Y ahora, cuando se supone que ya estamos en procedimiento ordinario, vuelve a suceder. La oferta de plazas publicada ayer incluye unas 150, de numerosas especialidades, en toda Asturias. Pues bien, del total, 65 corresponden a vacantes, esto es, un 42%.

Lo que para Rodríguez es «una muestra más de la falta de organización de la Administración» ha supuesto «un perjuicio para numerosos docentes». Porque mientras muchos interinos han elegido ya puestos para ellos menos positivos (medias jornadas o plazas en lugares más alejados de sus domicilios), puede suceder que ahora, docentes con menos puntuación en la bolsa puedan acceder a estas plazas vacantes.

Con todo, el consejero de Educación, Genaro Alonso, aseguró ayer en la Junta General que el procedimiento de oposiciones a Secundaria que comenzó el pasado 20 de junio ha sido «positivo», aunque sí anunció que para próximos procesos selectivos se tendrán en cuenta las convocatorias de otras autonomías, para evitar el denominado 'efecto llamada', algo que no se hizo en esta ocasión. Otro aspecto que se corregirá, avanzó Alonso, es que la fase de selección no coincida con la actividad lectiva de los centros.

Profesores de religiones

Por otro lado, esta misma semana la Consejería de Educación ha convocado la elaboración de una bolsa de profesores que impartan enseñanza de las religiones evangélicas (para Infantil, Primaria, Secundaria y Bachillerato) e islámica (también para todos los niveles educativos). Según la resolución de la consejería, las bolsas de dichos profesores «están próximas a agotarse», por lo que es necesario abrir nuevas listas. Los aspirantes deben cumplir una serie de requisitos, como «haber sido propuestos por la autoridad de la confesión religiosa a la que se refiere la presente convocatoria». Los aspirantes que no sean de nacionalidad española deberán realizar una prueba que acredite su conocimiento del castellano.

Hace unos meses, la Comisión Islámica de España (CIE), representante de las comunidades religiosas islámicas, inició una ronda de contactos con consejeros de Educación de todas las comunidades, para solicitar que en este curso todos los colegios ofrecieran la posibilidad de estudiar su religión. En Asturias había el curso pasado 719 alumnos musulmanes y, al parecer, un solo profesor en la bolsa. La consejería aseguró que ningún centro había solicitado la incorporación de ese personal. Ahora esa situación podría cambiar.