El Comercio

Aumentan las matrículas en Formación Profesional

Alumnos del CIFP La Laboral, en el Taller de Mecanizado.
Alumnos del CIFP La Laboral, en el Taller de Mecanizado. / A. FLÓREZ
  • Hay centros con ciclos completos y hasta lista de espera. Una de las razones es la eliminación de la prueba para acceder del grado medio al superior

El curso comenzó ayer para los alumnos de Formación Profesional y, aunque será mañana cuando la consejería ofrezca datos oficiales, los centros han constatado un aumento de la matrícula. Así lo expresaron en la Comisión de Escolarización de FP, reunida a principios de mes. Una de las razones para este incremento está, precisamente, en una de las novedades del curso: por primera vez, no es necesario que los estudiantes que acaben el grado medio realicen una prueba para acceder a uno superior, por lo que se «abre para ellos un camino importante». Así lo indica el director de la Escuela Técnico Profesional Revillagigedo, José Luis Casaprima, integrante de dicho órgano. De las 8.000 solicitudes atendidas en la primera fase (julio) para estudiar un grado medio o superior, 4.800 eran para este último y, de ellas, 500 correspondían a técnicos de grado medio que pidieron plaza en el superior.

Estos puestos están limitados en función de las distintas vías de acceso y se adjudican directamente a quienes las solicitan, siempre y cuando la demanda no sea superior. Si es así, entonces se otorgan en función de las notas. Para Javier Cueli, responsable del Centro Integrado de Formación Profesional (CIPF) La Laboral, «está bien que el alumno progrese sin que se penalice» (para acceder al grado superior era necesaria esta prueba o estudiar Bachillerato). «Sin embargo, en mi opinión, debería existir un filtro inicial, que deberían ser los méritos de los estudiantes». Casaprima y Cueli dirigen sendos centros con casi todos sus ciclos llenos. En el caso del Revillagigedo, concertado -que ofrece cuatro de grado medio, cuatro del superior y tres de FP Básica- contará con 450 alumnos. Completó las plazas de Construcciones Metálicas y Soldadura y Calderería en julio. «La tradición industrial sigue pesando mucho», añade Casaprima, quien sostiene que la formación en Electrónica o en Electricidad ya no es tan demandada como antes de la crisis. Entre los retos, está lograr «un mayor grado de inserción laboral».

En La Laboral, donde sí hay vacantes para los grados medios del sector industrial, existe, en cambio, lista de espera para Mecatrónica Industrial, Animación de Actividades físico deportivas y Comercio Internacional (superiores), así como en Conducción de actividades físico deportivas (medio). Cuenta con 530 alumnos de primer curso. Muy parecida es la situación en el CIFP de Hostelería y Turismo, con siete ciclos, y con una altísima demanda en Cocina (medio) y Alojamientos Turísticos (superior), según explica su directora, María José Fernández. El centro -que imparte también formación para el empleo- estrenará cuatro certificados de profesionalidad (Pastelería y Confitería, Servicios de Bar y Cafetería; Operaciones Básicas de Cocina y Operaciones Básicas en Pisos de Alojamiento).

En las Cuencas, el IES de Moreda contó ayer con la presencia del cocinero Nacho Manzano en el inicio del curso de la Escuela de Hostelería, que estrena ciclo de grado medio de Servicios en Restauración, con una quincena de alumnos. El dos estrellas Michelín por Casa Marcial y una tercera por La Salgar dio una clase magistral, en la que animó a «formarse para lograr un empleo de calidad dentro de un sector lleno de tópicos como las muchas horas de trabajo. Es una profesión con muchas satisfacciones».