El Comercio

«Los deberes son irrenunciables»

Genaro Alonso.

Genaro Alonso. / Jorge Peteiro

  • Educación enviará una circular a los centros de cara al próximo curso con una serie de orientaciones sobre los criterios que deben seguirse para su aplicación, pero sin renunciar a ellos

El consejero de Educación, Genaro Alonso, ha considerado hoy que los deberes que se encargan a los alumnos son "irrenunciables" aunque su departamento enviará una circular a los centros de cara al próximo curso con una serie de orientaciones sobre los criterios que deben seguirse para su aplicación.

La inserción de dichas tareas en los tiempos escolares figura entre las propuestas de mejora acordadas en el seno del Consejo Escolar a petición de las asociaciones de padres de alumnos dentro del informe anual sobre el sistema educativo correspondiente al curso 2013/2014.

Según el presidente del Consejo Escolar, Alberto Muñoz, dicha iniciativa se adoptó por mayoría de este órgano con el objetivo de que los deberes no generen desigualdad entre los alumnos dado que las estadísticas demuestran que la formación académica de los padres incide directamente en el éxito o el fracaso de los alumnos.

"Los deberes son para los alumnos, los padres ya hicieron los suyos", ha apuntado el consejero, que ha coincidido, no obstante, en que en ningún caso deben constituir una fuente de desigualdad sino una oportunidad para que los estudiantes "desarrollen la autonomía de aprender a aprender".

En este sentido, ha apuntado que la Consejería no regulará los deberes escolares al considerar que se trata de un ámbito "ya regulado" sobre el que los centros tienen autonomía pedagógica aunque sí les recordará a través de una circular que los criterios que se utilicen para determinarlos prevean que las tareas encargadas sean "equilibradas, realizables y no discriminatorias".

"Las tareas son irrenunciables, la cuestión es el qué y el cómo", ha subrayado Alonso tras poner como ejemplo de cuestiones a mejorar una mayor coordinación entre los profesores a la hora de encargarlas al igual que hacen a la hora de fijar fechas de exámenes.

Entre las 42 propuestas planteadas por el Consejo Escolar figuran además paralizar la implantación de la LOMCE, la gratuidad de los libros de texto, el descenso de la ratio de alumnos por aula, la renovación de medios tecnológicos, la adopción de medidas para reducir el abandono escolar temprano o la mejora en la distribución del alumnado extranjero en los centros concertados.