El Comercio

El Rector apuesta por acabar con los «recelos» de las empresas a la Universidad

  • La Universidad de Oviedo es por primera vez una de las sedes del Global ImasT y acoge una de las conferencias temáticas dedicada al sector del acero

El rector de la Universidad de Oviedo, Santiago García Granda, ha apostado hoy por acabar con los "recelos" de los empresarios hacia la institución académica y generar su confianza para poder desarrollar proyectos conjuntos y mejorar la formación del alumnado de cara a las necesidades del mercado de trabajo.

García Granda ha realizado estas declaraciones a los periodistas antes de presidir la inauguración de la IV edición del Global Entrepreneurship & Innovation en el que han participado hoy doce universidades españolas de forma simultánea y que ha contado con la presencia de universidades, empresas, inversores y administraciones públicas.

La Universidad de Oviedo es por primera vez una de las sedes del Global ImasT y acoge una de las conferencias temáticas dedicada al sector del acero.

El rector ha señalado la necesidad de seguir trabajando y manteniendo reuniones con los empresarios asturianos, como en el caso de la mesa creada con la Federación Asturiana de Empresarios (FADE).

"Es una pena que no nos conozcamos todavía", ha subrayado García Granda, que ha instado a la administración asturiana a que haga valer el "importantísimo peso" que tiene en la región, se involucre en este proceso y sea capaz de liderar este cambio que posibilite una mejor colaboración entre empresas y universidad.

Entre las iniciativas que ha de mejorar la Universidad, según ha apuntado el rector, es la adecuación de los perfiles hacia las necesidades del mercado y comportarse como una empresa cuando la institución académica colabore con ellas.

Por su parte, el presidente de Astilleros Godán, Álvaro Platero, ha indicado que hasta el momento no ha sido "fácil" la colaboración entre empresas y universidad debido a que "cada uno lleva su ritmo" y "tiene prioridades distintas".

Por ello, ha indicado que hay que buscar que ambas se acerquen lo más posible y ha dado prioridad al diálogo y a la colaboración como la manera para encontrar soluciones conjuntas.

Platero, que es el presidente de la mesa de FADE de Investigación, Desarrollo e Innonación (I+D+i), ha recalcado que es "fundamental" seguir aprovechando toda las sinergías existentes entre empresas, universidad y centros tecnológicos.

Por su parte el catedrático de la Universidad de Oviedo y director de la Cátedra ArcelorMittal, Francisco Ortega, ha afirmado que tanto las empresas como el profesorado investigador de la universidad son "reticentes" en la colaboración mutua.

"Hay una forma distinta de ver las cosas entre las empresas, que quiere lo inmediato, frente a la Universidad, que busca otras formas, otros medios para llegar a lo mismo. Las empresas nos ven demasiados teóricos, lejos de la realidad", ha subrayado Ortega.

El catedrático ha apostado por dar esos "pequeños saltos para evitar reticencias" que, a su juicio, se acaban cuando comienza la colaboración entre empresas y profesorado.

Ha señalado que la reticencia del profesorado ante la colaboración con las empresas se debe a que el resultado es "inmediato, difícil de publicar y patentar, lo que quizá no recompense a los investigadores universitarios al no aportar nada a su currículum".

Ortega ha destacado la formación del alumnado de la institución académica asturiana enfocado a las necesidades del mercado laboral a través de los diferentes grados de ingeniería, física, química, matemáticas y otros estudios que demanda el sector del metal, y ha aseverado que es "muy competitivo", incluso fuera de la región.

En especial, ha destacado los estudios de másteres, más específicos para el interés del sector del metal que se imparten con un número reducido de alumnos.

Por último, ha resaltado la importancia del sector del metal en Asturias, al representar el 40 por ciento de la actividad industrial de la región y alcanzar el 11 por ciento del PIB del Principado.