El Comercio

García Granda: «La nueva prueba de acceso 'tranquiliza' a la comunidad educativa»

  • En la anterior Selectividad había dos fases, la general, que era obligatoria (se podía obtener un máximo de 10 puntos) y otra específica o voluntaria para subir nota hasta los 14 puntos

El rector de la Universidad de Oviedo, Santiago García Granda, ha afirmado que el acuerdo para la realización de una nueva prueba de acceso a la universidad para este curso da "tranquilidad" a la comunidad educativa y ha asegurado que sólo supondrá realizar "pequeños ajustes".

A preguntas de los periodistas tras firmar un convenio de colaboración con la empresa Hunosa, García Granda ha afirmado que el acuerdo anunciado tras la reunión del ministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo, con el presidente de la Conferencia de Rectores CRUE, Segundo Píriz, es "una gran noticia" paras las familias y los alumnos de segundo de Bachillerato.

Estos alumnos tendrán que examinarse de seis asignaturas de segundo de Bachillerato para poder acceder a la universidad, con las que podrán obtener un máximo de catorce puntos.

En la anterior Selectividad había dos fases, la general, que era obligatoria (se podía obtener un máximo de 10 puntos) y otra específica o voluntaria para subir nota hasta los 14 puntos.

Ahora, con la prueba anunciada, todos los estudiantes se examinarán de seis asignaturas troncales (troncales generales y troncales de opción) del segundo curso de Bachiller, aunque solo la nota de dos de las materias (de las de opción) se tendrá en cuenta para llegar a los 14 puntos.

Los estudiantes sólo se tendrán que examinar de las asignaturas troncales" y que se asegura así la participación de las universidades en coordinación con las comunidades en su realización y el mantenimiento del distrito único, es decir la nota valdrá para las universidades de toda España.

"A mí me parece que hemos hecho un viaje muy largo para acabar donde estábamos", ha subrayado García Granda, que ha dado la bienvenida "a la nueva o vieja PAU que resuelve un montón de problemas a las universidades".

Ha recordado que la Universidad ya había firmado un acuerdo con el Principado para encargarse de la prueba acceso que preveía la Lomce, que era "muy compleja", y ha afirmado que la institución que dirige está preparada para llevar a cabo este prueba de acceso como se venía haciendo hasta ahora ya que sólo se han de hacer "pequeños ajustes".

Por último, ha pedido a los partidos políticos que se pongan de acuerdo, contando con la comunidad educativa, para pensar en nuevos métodos para consensuar una prueba de acceso a la universidad en los próximos cursos.