«El pacto educativo es una auténtica farsa»

fotogalería

La manifestación de hoy en Oviedo. / Tarek Halabi

  • 2.500 personas se manifiestan en Oviedo y Gijón para pedir la derogación de la LOMCE y acabar con los recortes educativos | La huelga, muy seguida en institutos y facultades. El profesorado de las enseñanzas no universitarias la sigue en un 21% y el de la Universidad, en un 6%

Cada vez están menos solos. Los estudiantes han logrado que padres y profesores se unan a sus reivindicaciones para derogar la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE) y acabar con los recortes en la enseñanza, que ha sido la petición más solicitada en las manifestaciones convocadas por el Sindicato de Estudiantes en Oviedo y Gijón. Si en la huelga del pasado 26 de octubre ya sumaron apoyos, en esta ocasión, la adhesión ha ido a más. 1.500 personas han recorrido las calles de Gijón y otras mil en Oviedo (según datos de la Policía) para expresar su "hartazgo y cansancio" con un sector "muy maltratado".

Lo han querido demostrar secundando la huelga general educativa de la Plataforma Estatal por la Escuela Pública. El seguimiento del alumnado en Enseñanzas Medias se ha situado entre el "90% y 95%", mientras que en las etapas de Infantil y Primaria ha rondado el 70% por la decisión de las familias de no llevar a sus hijos a clase. En esta ocasión, también los universitarios se unían para reivindicar una bajada de tasas. En su caso, según las Asambleas de Estudiantes, también el seguimiento ha sido mayoritario, del 90%. "En el Milán apenas hay alumnos; en El Cristo están menos de la mitad; la facultad de Educación se encuentra vacía y solo hay algunas clases, pero muy pocas, en Ciencias y Minas". Una escuela, esta última, en el que la dirección tuvo algún enfrentamiento con los piquetes, según el colectivo.

Pero, cifras aparte, todos se han querido hacer oír en la calle. Porque demandas había muchas. En primer lugar, a los estudiantes la LOMCE no les gusta. "Porque nos obliga a elegir y a decantarnos por un camino cada vez antes". Lo decían Bryan Cueto y Dani Vázquez , alumnos del IES Montevil. Ambos cursan cuarto de la ESO y han tenido que elegir la vía de Bachillerato o la de FP, cuando es una elección que se hacía un año más tarde. Las pruebas finales de etapa es otra de sus inquietudes. Incluso de los niños de Primaria. Sira Díaz, de quinto de Primaria del Jacinto Benavente, reconocía que le preocupa la de sexto y qué repercusión real va a tener la nota en cursos posteriores. "Mi primo tuvo que escoger las asignaturas sin saber cómo iban a contar en la EBAU (la nueva prueba de acceso a la Universidad) y en la carrera que quiere estudiar y para la que exigen nota", añadía Paula González. Portaba una pancarta en la que pedía soluciones para los alumnos de la Escuela Superior de Arte Dramático de Gijón que, como las demás, "han quedado en el limbo" al retirarles el título de graduado "por un problema con una universidad del Sur". "La escuela opera como una Universidad a todos los efectos, pero nosotros no somos ni graduados, ni técnicos superiores", lo que también implica una reducción de ayudas.

Una de las reclamaciones más frecuentes fue la falta de profesores de apoyo. Lo saben bien en el colegio público Montevil, que precisamente el próximo día 14 saldrá a la calle para protestar por ello. "Antes había un profesor para tres clases y ahora hay uno para nueve. Llevamos así cuatro años", decía una de las madres, quien añadía que "ya solo para los alumnos con necesidades educativas especiales debería haber uno exclusivamente para ellos". A esta carencia de profesores aludía también Naiara González, profesora interina de Pedagogía Terapéutica en un centro de Primaria. "Si un compañero enferma y está de baja, no lo sustituyen hasta pasados diez o quince días". Pedía soluciones y una revisión a la baja de las ratios.

"No hay suficientes profesores para atender la demanda de bilingüismo", añadía Juan Beneito, profesor jubilado de Educación Física e Historia y que finalizó su etapa profesional en el Colegio Poeta Antón de Candás.

Con dos hijas en la ESO y un hijo en Primaria, pide la derogación de la LOMCE "porque no es una ley abierta. A mí me gustaría un proyecto pedagógico como el de la Institución Libre de Enseñanza". Alude al "mayor poder que han asumido los directores de los centros, reduciendo cada vez más la participación de las familias" en el centro, y muestra su preocupación "por la incertidumbre que hay con las oposiciones. Mi mujer es interina. Lleva tiempo estudiando, con temas ya requetesabidos, y ahora no sabemos qué va a pasar. Los interinos están peor que en los años ochenta. Bueno, han ganado la batalla de la evaluación docente, pero no tienen ninguna estabilidad laboral".

También la Asociación de Padres y Madres (AMPA) del colegio Federico García Lorca se quejan de que "hay tramos del curso en el que el 60% del profesorado es interino. A los que se jubilan no se les sustituye con plazas fijas y hay docentes que llegan pasados dos o tres meses del inicio del curso. Eso crea problemas de convivencia con los chavales por esa falta de adaptación previa. Lo llevamos diciendo cinco años", recordaba Antonio Estévez, con una hija en Primaria.

Entre los manifestantes también había universitarios como Silvia García, que lamentaba que "el título de graduado haya quedado en nada. Sales sin ser especialista y, para ello, tienes que hacer un máster, que cuesta más de 1.500 euros". Esa "manera de sacar dinero que tiene el ministerio" convirtiendo los grados a tres años y los másteres en uno no la comparte en absoluto y critica también las trabas en el acceso a becas. "Tampoco entiendo por qué se siguen viendo los módulos de FP, donde sí hay una verdadera especialización, como algo peyorativo".

Críticas al PP y al PSOE

La manifestación de Gijón llegó a la plaza Mayor, donde Anahí López, la portavoz del Sindicato de Estudiantes, tomó la palabra. Un día después de celebrarse el Día de la Mujer Trabajadora, tildó de "hipócrita" al PP por "defender los derechos de la mujer y luego cerrar escuelas infantiles obligando a las mujeres a renunciar a sus trabajos para cuidar de sus hijos". "Ellos siguen empeñados en continuar con sus ataques y ahora nos intentan engañar con un teatro. Ese pacto educativo en boca del PP es una auténtica farsa -añadio-. No tienen la más mínima intención de cambiar sus planes. Se han comprometido con Europa a recortar otros mil millones de euros en educación. Dicen que quieren mejorarla y luego se dedican a endurecer los exámenes de Selectividad para que no podamos ir a la Universidad o a no pagarnos el dinero de las becas. ¡Son unos sinvergüenzas!".

Las críticas al PP "por desmantelar la escuela pública" se ampliaron también al PSOE, "a la dirección golpista del PSOE que, de forma vergonzosa, ha hecho posible que Rajoy vuelva a ser presidente. Hoy le advertimos que, como se les ocurra firmar un pacto que no signifique la derogación de la LOMCE, del sistema 3+2 y de la devolución del dinero que nos han robado, vamos a continuar peleando con la lucha y la movilización". En Oviedo, los manifestantes contaron con la presencia de las auxiliares del transporte educativo y una representación de los estibadores.

Un 6% del profesorado en la Universidad

A media mañana, la Consejería de Educación señalaba que el seguimiento del profesorado de las enseñanzas preuniversitarias había sido del 21%. Antes de entrar en la Junta General del Principado, el consejero, Genaro Alonso afirmaba: "Comprendo la urgencia y el motivo de la convocatoria, porque los tiempos acucian y no parece que se despeje la incertidumbre que hay con la derogación de la LOMCE y su suplantación con una nueva ley". Sindicatos como ANPE, que decidieron no secundar la movilización, interpretó este reculstado como "un duro correctivo del profesorado al escenario frentista en el que están instalados algunos, alejado del tiempo de diálogo y negociación para la consecución del Pacto Educativo". "El 100% del profesorado -dice el presidente en Asturias, Gumersindo Rodríguez, sabe que no se puede reclamar la derogación de la LOMCe sin que exista otra ley alternativa que tiene que surgir del consenso".

En la Universidad, los profesores funcionarios que se sumaron a la huelga fueron el 3,75%, mientras que el personal laboral docente lo hizo en un 2,3%. El Personal laboral no docente (el personal de administración y servicios) la secundó en un 18,28%.