«Asturias cumple el objetivo de déficit y puede reducir el horario lectivo»

Los manifestantes, en la plaza de España (sede de la Consejería de Educación), con pancartas alusivas a la reducción del horario. / ÁLEX PIÑA

Cientos de docentes se manifiestan en Oviedo y alertan al consejero de que «se le acaban las excusas» tras el acuerdo alcanzado con el Gobierno

Elena Rodríguez
ELENA RODRÍGUEZGijón

Cientos de docentes volvieron a salir ayer a la calle en Oviedo para reivindicar la vuelta a las 18 horas lectivas en Secundaria después de que en 2012 el Gobierno central ampliara el horario a veinte horas por racionalización del gasto público. Las protestas se vienen sucediendo durante todo el curso, también en Primaria, cuyos profesores piden pasar de las 25 a las 23 horas «tras la progresiva reducción de personal a costa de la sobrecarga horaria y de la asunción de responsabilidades -como las tutorías- que no deberían corresponder a los especialistas» de ramas que no sean Educación Primaria.

Insisten en que todas estas movilizaciones no son solo por las condiciones laborales del profesorado, sino también «porque se resiente la calidad educativa y porque la desaparición de apoyos está dificultando la atención a la diversidad hasta hacerla inviable si no es por el voluntarismo del profesorado». Según explicó Emma Rodríguez, presidenta de la Junta de Personal Docente -colectivo convocante de la movilización-, «al consejero se le acaban las excusas», sobre todo, después de que el Ministerio de Hacienda y los sindicatos de la función pública llegaran a un acuerdo el pasado 9 de marzo en el que se permitía a las autonomías modificar la jornada, siempre y cuando éstas hayan cumplido el objetivo de déficit público, deuda pública y regla de gasto. Asturias cumple las dos primeras. No así la tercera, según el Ministerio de Hacienda, aunque los sindicatos sostienen que «es algo pendiente de confirmar y así lo traslada la Dirección de Función Pública».

«¡Negociación! No más largas»

En cualquier caso, estos avances están sujetos a la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado. En el visto bueno de las cuentas estatales y en la promulgación de un real decreto que revierta los recortes se ampara el consejero para mantener el horario lectivo tal y como está. Si se dan esas condiciones, «no tendré argumentos para no volver a las 18 horas», dijo en la Junta anteayer, indicando que su deseo es que así sea. Pero a los profesores esa intención no les vale. Quieren «voluntad política», porque consideran que «puede abrir perfectamente la negociación con las centrales para empezar a reducir el horario. Hay autonomías como Galicia que ya ha arbitrado mecanismos, como computar guardias como horas lectivas».

Si así fuera, dicen, recuperarían 600 empleos (UGT) y 1.200 (cifras de CC OO, que como CSIF y CSI atribuyó la medida a puro «ahorro»). El presidente de ANPE, Gumersindo Rodríguez, señaló que «la actitud de la consejería no puede ser la de no hacer nada y esperar a que llegue el verano y los profesores se enfríen», y lamentó que «en Asturias cualquier ventaja laboral tengamos que pelearla con movilizaciones y no con negociación». La protesta -que partió de la plaza de España- acabó con una cadena humana rodeando la Junta General.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos