La impactante historia de una madre que renuncia a la quimioterapia para salvar a su futuro bebé

La impactante historia de una madre que renuncia a la quimioterapia para salvar a su futuro bebé

En la semana 24 el bebé dejó de moverse y tuvieron que llevar a cabo una cesárea

ELCOMERCIO.ES

La historia de Carrie Deklyen, de 37 años, comienza cuando le diagnostican un tumor cerebral. Una enfermedad que podría haber estancado, según le informaron los médicos, con una intervención quirúrgica y un tratamiento de quimioterapia. No obstante, para sobrevivir tenía que renunciar al bebé que estaba esperando.

La decisión no fue nada fácil, pero Carrie quiso que su hija naciera y viviera, aunque ello significara perder su propia vida y que la pequeña creciera sin madre. De este modo, Deklyen renunció al tratamiento y únicamente se sometió a la extracción de líquido del cerebro, para aliviar el dolor.

Cuando Carrie se encontraba en la decimonovena semana de embarazo, sufrió un derrame que la postró en una cama de hospital. Fue entonces cuando su marido pidió a los médicos que, ante todo, mantuvieran a la criatura con vida, para cumplir los deseos de su mujer. Y así lo hicieron, pero en la semana 24 el bebé dejó de moverse y tuvieron que llevar a cabo una cesárea.

Aunque muy prematura y con un peso de 567 gramos, la niña nació sana y salva. Días después, los médicos decidieron desconectar a Carrie de las máquinas que la mantenían con vida. Ahora, Life (vida), como se llama la pequeña, lucha por salir adelante y, de este modo, cumplir la última voluntad de su madre fallecida.

Temas

Cáncer

Fotos

Vídeos