Los 3 fallos del ascensor que mató a Rocío

La investigación apunta a al menos tres errores en los sistemas de seguridad

ELCOMERCIO.ES

Las circunstancias de la muerte de Rocío Cortes, la joven sevillana que murió poco después de dar a luz al ser aplastada por un ascensor que se puso en marcha cuando todavía no se habían cerrado las puertas, siguen aclarándose poco a poco. Aunque no se ha podido cerrar todavía el informe, sí existen al menos tres circunstancias que se dieron conjuntamente en el fatal desenlace:

No funcionó el sensor infrarrojo que mantiene la puerta abierta mientras alguien o algo permanezca en medio. En este caso estaba la camilla con Rocío, que era trasladada a planta.

Noticias relacionadas

Tampoco lo hizo el sistema que impide que el ascensor arranque su marcha si las puertas no están cerradas.

Y, por último, tampoco funcionó el sistema que bloquea la el avance de la cabina si encuentra algún tipo de anomalía u obstáculo. Si bien este sistema está implementado en muchos ascensores, su accionamiento dependería del tipo de resistencia que ofreciera el objeto que queda enganchado entre la cabina y el dintel.

Esta concatenación de tres fallos hizo que Rocío no pudiera sobrevivir. Según la autopsia, murió por un traumatismo craneoencefálico severo. La joven estaba sedada en el momento de la tragedia.

Fotos

Vídeos