La familia Franco pone a la venta el pazo de Meirás

El pazo de Meirás fue donado a Francisco Franco en 1938 por el municipio de Sada (Galicia)
Pazo Meirás. / Xunta de Galicia

La Diputación de A Coruña apunta que los herederos «quieren librarse de un bien conseguido de manera ilícita» antes de una eventual expropiación

EL COMERCIO
EL COMERCIOGijón

El pazo de Meirás, la controvertida «donación» que los vecinos del municipio gallego de Sada hicieron a Francisco Franco en el año 1938, está en venta. Los herederos del dictador, según recoge ABC.es, han solicitado ya la tasación del inmueble, utilizado como residencia de verano de la familia durante décadas y declarado Bien de Interés Cultural (BIC) en el año 2008. Algunas fuentes, no obstante, cifran ya en ocho millones el precio de venta de la histórica construcción.

La noticia salta apenas dos meses después de la muerte de la única hija del dictador, Carmen Franco, a causa de un cáncer diagnosticado el pasado verano. Dejó siete hijos que, según las estimaciones, heredarán una fortuna que asciende a 600 euros.

La Diputación de A Coruña sospecha que la venta del pazo se pone en marcha para evitar una eventual expropiación avalada por los distintos informes jurídicos que se están impulsando, uno de ellos del ente provincial: «Quieren librarse de un bien conseguido de manera ilícita», ha dicho la vicepresidenta de la diputación, Goretti Sanmartín.

La Junta Pro Devolución, impulsada por la Diputación de A Coruña, reclama que el inmueble «pase a ser bien de uso público». De hecho, ultima un informe jurídico con el que se pretende buscar una fórmula para que este bien pase a manos públicas.

También al paso de la repercusión de la noticia ha salido la Comisión pola Recuperación da Memoria Histórica de A Coruña (CRMH), que ha reclamado que el Pazo de Meirás pase «a manos públicas». La comisión ha considerado que «lo que quiere es proteger lo que llaman su patrimonio, sin atender a la realidad social que mayoritariamente pide que se haga efectivo el paso al patrimonio público».

Al respecto, insiste en que la familia Franco disfruta «de un bien ilegítimamente conseguido en los tiempos de la dictadura». En todo caso, rechaza que se adquiera con dinero público lo que «ya pagó la ciudadanía gallega, expoliada en los negros tiempos del franquismo», por lo que pide que pase a manos del patrimonio público sin coste en las arcas públicas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos