La familia de la joven muerta en un ascensor denuncia al hospital y a la empresa

«Es algo muy fuerte», lamentó el padre de la joven

E. C. SEVILLA.

La familia de Rocío Cortés, la joven de 25 años fallecida en el hospital Virgen de Valme de Sevilla, en el accidente ocurrido en un ascensor después de que hubiese dado a luz a su tercera hija, ha interpuesto denuncias contra el propio hospital y contra la empresa encargada del mantenimiento del ascensor, Orona. Así lo manifestó Juan Cortés, padre de la joven. «Ya está hecha la denuncia en el juzgado de guardia», indicó.

La joven, residente en Dos Hermanas, estaba siendo conducida a la planta, para lo cual un celador introdujo la camilla en uno de los ascensores del hospital. Pero el ascensor habría comenzado a subir sin que el extremo de la camilla donde reposaba la cabeza estuviese dentro del habitáculo, lo que provocó que quedase aprisionada contra las estructuras superiores al elevarse. «Es algo muy fuerte», lamentó el padre de la joven. El ascensor, según Marina Álvarez -consejera de la Junta de Andalucía-, «había pasado todos los controles y cumplía con la reglamentación».

Fotos

Vídeos