«Quien no es feminista ha leído poco»

Ana González, en la sede de la FSA./ALEX PIÑA
Ana González, en la sede de la FSA. / ALEX PIÑA

«A las mujeres nos iría mucho mejor si no nos hubiesen condenado por brujas y por putas»

AZAHARA VILLACORTAOVIEDO.

Ana González Rodríguez (Oviedo, 1963), ex jefa de Gabinete de Bibiana Aído («cada vez se dice más 'miembras', por cierto»), ex integrante de la candidatura de Santiago Martínez Argüelles a la Alcaldía de Gijón, ex consejera de Educación, es hoy secretaria de Igualdad de la Federación Socialista Asturiana (FSA) y profesora de Lengua y Literatura en el instituto Universidad Laboral y siempre una mujer feminista, de las que no se arrugan ni se andan con rodeos, de las que se quieren. «La autoestima alta, por supuesto, como siempre. Es una forma de autoprotegerse. Si no, no puedes funcionar en el mundo».

-¿Por dónde la encontramos?

-Mi vida pasa entre Siero y Gijón. Tengo un hijo y una hija y su padre y yo tenemos la custodia compartida. Cuando están con su padre, viven con él y, cuando están conmigo, viven conmigo, pero los dos tenemos una casa en Siero. No es nada misterioso, como mucha gente se piensa (Ríe).

-¿Se reivindica mala madre?

-Ni buena ni mala. Hay días en que la maternidad me desespera más, hay días en que casi roza la satisfacción. Soy una madre como cualquier otra.

-Menuda la que le cayó cuando, siendo consejera, dijo que su hija se iba a estudiar idiomas al extranjero.

-Como muchos hijos e hijas de muchas personas que, afortunadamente, podemos pagarlo. Por cierto, quiero decir públicamente que estudió en un instituto público y que aquello lo pagué yo, de mi sueldo, no lo pagó la consejería. Lo prometo. Pueden comprobarlo por los plazos que aboné.

-¿Echa de menos aquella etapa?

-No soy de echar de menos nada, pero me gustó ser consejera. Me gusta mucho la política y la gestión.

-Ahora conoce mejor los entresijos.

-Ya los conocía antes. Ahora conozco también las miserias (Ríe).

-¿Y? ¿Hay tanta conflictividad en las aulas como dicen?

-Yo no me considero una persona maltratada por el alumnado ni por las familias. ¿Que puede haber algún caso? Pues sí. Como en todos los campos. Las familias no son salvajes: son familias. Y tienen interés en sus hijos y en sus hijas.

-Dijo aquello de: «La religión, en las iglesias». Y ardió Troya.

-Y lo sigo pensando. Las religiones, en sus sedes. Defiendo una educación y una sociedad laicas y que la religión es negativa dentro de la escuela.

-Y que quien quisiese educación separada por sexos se la pagase.

-En realidad, creo que quien quiera cualquier tipo de enseñanza privada debe pagársela. Si es separada por sexos, también. Incluso tengo dudas de que sea constitucional porque nuestra Constitución defiende la igualdad y una herramienta para la igualdad es la coeducación.

-Menudo marrón heredar la consejería de Riopedre.

-Hombre, sí. Era una consejería tocada política y socialmente. Sin duda alguna. Lo que pasa es que, cuando aceptas, aceptas con lo que hay. A mí me tocó cambiarla radicalmente.

-Sigue coleando el caso y Educación, pidiendo papeles.

-Tienen que pedir papeles, pero pedir lo que ya se ha pedido no tiene ningún sentido. Querer amplificar las cosas no es bueno, porque tienes que dedicar personal a buscar esos papeles, a volver a fotocopiarlos... Y hay poco personal a pesar de que la gente dice que sobran funcionarios. Pues no: no sobran. Faltan.

-Son proverbialmente famosos los 77 asesores de su antecesor.

-La ignorancia siempre fue atrevida.

-También llama iletrados a quienes no son feministas.

-Quienes no son feministas han leído poco. Por supuesto.

-¿Cuántas veces la habrán llamado feminazi?

-Seguramente me lo han llamado, lo que también indica ignorancia. Son dos palabras que se podrían considerar antónimas y, cuando las unen, lo que están demostrando es que es gente que no sabe lo que es el feminismo ni el nazismo.

-¿Irá a la huelga del 8 de marzo?

-Igual que el año pasado, que paré dos horas y me sancionaron. El día antes escribí una nota a la directora informándole de que iba a parar porque me parecía que era un paro legal, importante y necesario. Así que cogí y me fui del instituto de doce a dos. Si paré el año pasado, ¿cómo no voy a para este año en el que Rajoy es todavía más descarado?

-Dice el presidente de la nación que no toca hablar de la brecha salarial.

-Lo que me gustaría saber es lo que toca aparte de tapar la corrupción y convertir en este país en no se sabe qué, pero en algo muy malo.

-¿Estamos ante una verdadera revolución de las mujeres?

-Hay un hartazgo de las mujeres y la sociedad ha empezado a cambiar. Antes había cosas que se sufrían y ahora la sociedad está lo suficientemente madura, o ellas lo suficientemente cabreadas, como para decir que ya basta. Está muy bien. A mí me parece muy interesante.

-¿Corrientes como el #MeToo pueden terminar en caza de brujas?

-Qué curioso. Todo lo que tiene que ver con un paso hacia adelante de las mujeres, con que dejen de meterles mano y de violarlas en todos los aspectos de la vida, puede producir una caza de brujas. Pues yo creo que hay que cazar a las brujas, sí. Las brujas son los que meten mano, los que abusan, los que pagan menos a las mujeres por ser mujeres. Claro que hay que cazarlas. A ver si los cazamos a todos y a todas.

-¿Incluido Woody Allen?

-Incluido Woody Allen si es un abusador de niñas y de mujeres.

-¿Y la presunción de inocencia?

-Creo que hay que respetar la presunción de inocencia. Lo que digo es que, por hacer buen cine, no puede quedar libre si es un pederasta. A las mujeres nos hubiera ido mejor si hubiesen respetado nuestra presunción de inocencia y no nos hubiesen condenado por brujas y putas y no sé cuantas cosas más.

-¿Lastra ella o Lastra él?

-Sin duda alguna, me quedo con lo que defiende Adriana Lastra, lo que no significa que él no sea un compañero del partido. Si no me equivoco, creo que en España somos unos 200.000.

-Autonómicas 2019. Mójese.

-No me desgasto nunca en esas quinielas. Lo que sé es que voy a apoyar al mejor candidato o candidata.

-Una vez pronosticó que Foro era flor de un día en Gijón. Falló.

-Es curioso. Te das cuenta de que vives en una burbuja, rodeada de la gente afín a ti, y de que eso, a veces, te hace perder visión de la realidad.

-¿Y el tripartito ovetense?

-Ese gobierno no era fácil y creo, de verdad, que el PSOE de Oviedo lo está haciendo muy bien. No pensé yo que Wenceslao pudiera hacerlo tan bien. Es para estar contento.

-Caunedo también lo estaba.

-Más que contento, yo diría que estaba inflado, ¿pero su partido quiere que vuelva?

-¿Oficialidad sí o non?

-Mantengo la misma posición que defendí en el 32 congreso de la FSA. No apoyo la oficialidad. Entre otras cosas, porque no sé qué modelo se propone.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos