La grave consecuencia de la ausencia de la fase REM del sueño

La falta de este proceso podría aumentar el riesgo de sufrir demencia

EUROPA PRESS

Pasar menos tiempo en el sueño REM (movimiento ocular rápido) y tardar más en entrar en él, se asocian por separado con un mayor riesgo de desarrollar demencia, según los resultados de una investigación publicada en 'Neurology', presentados el pasado mes de julio en la Conferencia Internacional de la Asociación de Alzheimer en Londres, Reino Unido.

Es bastante común que las personas con demencia experimenten trastornos del sueño. Sin embargo, no está claro si la alteración del sueño se produce como consecuencia de la demencia o si la perturbación en el sueño se vincula con el riesgo de demencia en el futuro. Investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Boston (BUSM, por sus siglas en inglés), en Estados Unidos, estudiaron a 321 participantes de más de 60 años de edad que se sometieron a un estudio del sueño durante la noche entre 1995 y 1998.

Luego, los investigadores les siguieron durante un promedio de 12 años para determinar su riesgo de desarrollar demencia. Tras el seguimiento, los científicos concluyeron que cada porcentaje de reducción en el sueño REM se asociaba con un aumento del 9 por ciento en el riesgo de todas las causas de demencia y con un incremento del 8 por ciento en el riesgo de padecer la enfermedad de Alzheimer.

Mecanismos con precedentes

«Diferentes etapas del sueño pueden afectar de manera diferente a características clave de la enfermedad de Alzheimer. Nuestros hallazgos implican los mecanismos del sueño REM como predictores de la demencia», explica Matthew Pase, investigador del Departamento de Neurología de BUS.

No obstante, los investigadores de este trabajo consideran que hace falta más estudios en el futuro para determinar si el sueño REM ayuda a proteger el cerebro de la demencia o es sensible a los cambios tempranos del cerebro que acompañan a dicha enfermedad.

Fotos

Vídeos