Luke Skywalker inaugura en Gibraltar el mirador de cristal ‘made in Asturias’

El grupo asturiano Ales es autor de la mayor plataforma experiencial de Europa

SUSANA BAQUEDANO

Mark Hamill, el actor que interpreta a Luke Skywalker en la saga más importante de la historia del cine, ha ‘bautizado’ el mirador de cristal construido por el grupo asturiano Ales en Gibraltar. Se trata del mayor mirador experiencial de Europa y el acto de inauguración ha estado a la altura. Espada láser en mano, el jedi más famoso del mundo se encargó de apadrinar el pasado la plataforma de cristal en el Peñón, a 370 metros sobre aguas del estrecho.

Acompañado por dos soldados de asalto de la Guerra de las Galaxias, Hamill cortó el pasado miércoles la cinta inaugural de este imponente observatorio que permite contemplar, al mismo tiempo, los continentes de África y Europa, así como el lugar exacto en el que se unen el mar Mediterráneo y el océano Atlántico.

La plataforma, bautizada como Skywalk Glass, ubicada en el Mount Misery, en Upper Rock, dispone de dos niveles de observación y un ascensor panorámico. El mirador impacta al igual que sus cifras. Deja a los pies de quienes lo visitan una caída libre de 370 metros sobre aguas del estrecho. Cuenta con 30.000 kilos de acero anclado a la roca y otros 9.000 de vidrio estructural transparente de hasta 40 milímetros de espesor, así como elementos decorativos en acero inoxidable e iluminación LED.

Acompañado por Fabian Picardo, ministro principal de la colonia británica, el protagonista de Star Wars interpretó a la perfección su papel en el mirador gibraltareño: "La fuerza es intensa en este skywalk", afirmó aludiendo a una escena de la película en la que Darth Vader mencionaba estas palabras

¿Cómo se ejecutó el mirador? Roberto Villar, responsable de marketing del grupo, había explicado a este periódico que la fabricación se realizó en los talleres que el Grupo Ales tiene en Tremañes. “Todo estaba medido al milímetro. Primero se montó en el taller para que luego no hubiera ningún problema en el peñón”. Las complicaciones llegaron después. Para el traslado de las estructuras de acero y los vidrios hasta Gibraltar hicieron falta seis camiones trailers. Una vez allí, se empleó una enorme grúa araña, única en Europa, para el montaje, que se vio obstaculizado por la lluvia y rachas de viento fuerte acompañadas de arena. Los trabajos se prolongaron durante cerca de seis meses. Porque al mal tiempo se sumaban las paradas que tuvieron que realizar los operarios de Ales debido a los turistas. “Llegaban cientos de visitantes en cruceros y subían en autobuses hasta el Upper Rock para ver a los monos, una raza autóctona que es uno de los principales atractivos turísticos de la zona. Fue una auténtica odisea”.

El montaje lo realizaron seis operarios con conocimientos de escalada y que había recibido un curso de formación previamente en el taller de Gijón. “Tuvieron que trabajar descolgados para soldar en horizontal y perforar la pared. Se encontraron con que la dureza de la roca era extrema. No contábamos con ello”. Finalmente, la obra fue concluida en el mes de julio. Y ahora ha tenido una inauguración de película.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos