María José Carrascosa vuelve a Valencia: «Tengo unas ganas terribles de ver a mi hija»

María José Carrascosa, a su llegada al aeropuerto. /
María José Carrascosa, a su llegada al aeropuerto.

La abogada valenciana permaneció 9 años presa en Estados Unidos

LOURDES MARTÍValencia

La abogada valenciana María José Carrascosa ha vuelto en la mañana de hoy a la ciudad de Valencia después de permanecer nueve años presa en Estados Unidos y quedar en libertad provisional en abril de 2015. "Tengo unas ganas terribles de ver a mi hija" ha sido la primera declaración de la valenciana justo tras aterrizas en el aeropuerto de Manises.

La sentencia de abril de 2015 establecía que la libertad total se produciría a partir del 1 de agosto de 2017. 21 días después de que ya pueda salir del país, Carrascosa ha regresado a la ciudad de Valencia para poder ver a su hija, a la que no ha podido ver desde hace 11 años. «María José no la ha podido abrazar desde que tenía 5 años y hoy ya tiene 16. ¿Se imagina lo que significa eso para una madre?», reflexionaba Maruja, madre de María José, en octubre de 2016 ante la situación en la que vivía su hija de alquiler en New Jersey y sin posibilidad de juntarse con su familia.

Todos los problemas con la justicia norteamericana empezaron después de que decidiera traerse a Valencia a su hija sin la aprobación de su expareja, el estadounidense Peter Innes.

El caso de Carrascosa

Carrascosa se casó en Bunyol con el estadounidense Peter Innes en marzo de 1999, sólo unos meses después de que lo hubiera conocido en un chat de internet. Cinco días después de la boda, ella decidió mudarse a Nueva Jersey. Al poco tiempo de llegar a EEUU, se quedó embarazada, en torno a agosto de 1999.

Seguidamente, Carrascosa volvió a España, e Innes la denunció por secuestrar a la niña. El juez Edward Torack, del condado de Bergen (Nueva Jersey), concedió la custodia de la menor al padre y ordenó a la madre regresar a EEUU para entregar a su hija.

La abogada valenciana se presentó en agosto de 2006 en EEUU para asistir a una vista judicial, en la que conoció los cargos que pesaban sobre ella, le retiraron el pasaporte y le informaron de que debía entregar a la pequeña antes del 31 de agosto, si no quería ser encarcelada por secuestro, hecho que se produjo en noviembre de ese año.

Fotos

Vídeos