«La moda se está desvirtuando»

Alejandro Corzo en la actualidad, y con cuatro años junto a su madre, Ana Isabel Suárez García. / BRICE HARDELIN / E. C.
Alejandro Corzo en la actualidad, y con cuatro años junto a su madre, Ana Isabel Suárez García. / BRICE HARDELIN / E. C.

Alejandro Corzo: «He vivido diez años con modelos de muchos países y rara vez he encontrado a quien no tuviera ningún tipo de trastorno»

JESSICA M. PUGA GIJÓN.

Alejandro Corzo (Gijón, 1985) eligió el mundo de la moda tras estudiar Periodismo y Publicidad y Marketing en inglés y especializarse en Protocolo y Comunicación. Ha trabajado en medio mundo, ahora tiene una agencia de eventos y ultima un curso en 'Laboratorio de la Voz' de La Fábrica de la Tele.

-¿Cuándo empezó en la moda?

-Muy pequeño. Mi primer contacto fue por mi madre. Con seis años me llevó a un concurso en el Hotel Begoña y lo gané. Después hice desfiles, catálogos y anuncios y ya cuando fui mayor mi madre, que había sido modelo de pasarela, me dijo que decidiese si quería continuar o no.

-Y siguió.

-Me fui a Madrid a terminar Periodismo y, mientras, hacía trabajos de modelo. Acabé de estudiar, hice prácticas en Canal 10 y, en Madrid, me contrataron en una agencia de comunicación, pero empezó la crisis y escogí el camino del modelaje. Empecé con China, Grecia y Milán y hasta 2015 he estado viajando. Actualmente viajo por trabajos específicos.

-¿Por qué eligió la moda?

-Porque era dinero asegurado. A esa edad me apetecía más viajar, me causaba más intriga eso que meterme en una oficina.

-¿Por qué salir fuera de España?

-En Madrid había trabajo, más o menos siempre lo hay, pero la crisis provocó que bajaran muchísimo los presupuestos. Los contratos en Londres, París, Milán o Estados Unidos son bastante mejores y o lo haces con esa edad o ya no tienes posibilidades.

-¿Cuánto condiciona la edad?

-Si eres de pasarela, con 25 o 26 años ya estás mayor; si eres modelo de catálogo o de anuncio tienes más margen, sobre todos los hombres.

-¿Hay mucha diferencia entre sexos?

-Los hombres podemos trabajar más tiempo por genética, porque, por norma general, nuestro cuerpo aguanta un poquito más el paso de los años. ¿El sector de la moda es machista? Yo creo que ya no, además que estamos hablando de un sector absurdamente gay por lo que es inviable que lo sea, por supuesto puedes encontrarte de todo.

-¿Qué se tiene en cuenta para decidir el caché del modelo?

-La experiencia se paga. Una persona que no haya hecho ninguna marca reconocida o que no haya viajado tiene menos caché.

-¿Las grandes marcas siguen pagando igual que hace años?

-Hay algunas que sí se lo pueden permitir, pero otras se aprovechan de que para el modelo el trabajo sea, además, una buena exposición para no pagar o hacerlo a bajo coste. Las revistas no suelen tener presupuestos muy altos, por lo que te compensan con ropa, accesorios o prometiendo trabajos futuros. Esto se acepta cuando empiezas, luego ya trabajas por dinero como en toda profesión.

-Ha trabajado en Asia, Europa, América... ¿Demandan el mismo perfil?

-Hay muchísima diferencia; en cada sitio gusta lo que no hay. En Asia prefieren la belleza europea; en Alemania buscan al latino, y en Nueva York hay cabida para todos los perfiles.

-Fofisanos, curvy... ¿La moda está buscando nuevos mercados?

-El mundo de la moda se está desvirtuando. Hay mucha gente sin profesión que dice ser modelo para no decir que no hace nada con su vida, véase los participantes de 'Mujeres y Hombres y viceversa'. Las modelos curvies están empezando y me parece bien porque hay cuerpos de todo tipo, pero creo que nos estamos yendo a los extremos: ni la delgadez ni la gordura extremas son saludables.

-Qué piensa cuando ve que concursantes de 'Mujeres y Hombres...' aparecen en anuncios.

-No son competencia ninguna porque no están en el sector real. Tienen una fama efímera porque son productos televisivos, o sea, generadores de audiencia momentánea; se les explota unos meses y después se quedan sin oficio ni beneficio.

-¿El objetivo del modelo profesional es triunfar?

-Yo creo que hay dos tipos de modelo: el que ya ha asumido su posición y decide luchar de forma extremista por ser famoso a base de hacer una muy buena campaña; y otro, que creo que es la mayoría, que tiene la moda como un trabajo más. Nunca ha sido mi ilusión ser un 'top model' mundial (Ríe). Quizás en los principios todos tenemos la misma ilusión, pero tenemos que ser conscientes de hasta donde podemos llegar. Lo que quería era pagar mi hipoteca, mis gastos y tener un buen nivel de vida.

-¿Se puede vivir de la moda?

-Sí. Tienes que estar siempre al pie del cañón, pero sí.

-¿Influye el factor psicológico? Saber sobrellevar la presión por las críticas, por cuidar el cuerpo...

-Nunca se aprende, simplemente se interioriza. He vivido casi diez años con modelos de muchos países y rara vez he encontrado a quien no tuvieran ningún tipo de trastorno. No me refiero a desórdenes alimenticios graves, pero te pasa factura saber que, al final, trabajas con tu cuerpo, sometido a mucho estrés, con dietas, ejercicio y sabiendo que constantemente te valoran por un físico... La gente piensa que los que nos dedicamos a la moda somos gente muy segura y es todo lo contrario porque sabemos que fotógrafos, diseñadores, gente de casting nos observa en busca de imperfecciones.

-No solo juzgan los profesionales...

-Es muy fácil hablar desde la ignorancia. Vivimos en un país en el que nos dedicamos a hablar de los demás y donde parece que tratamos las desgracias del resto para contentarnos con nuestras propias vidas. Al final no hay que darle importancia porque la gente va a juzgar siempre. Esto es parte del peaje que tenemos que pagar, lo importante es que hablen.

-Antes mencionó a quienes eligen el camino de la moda porque no tienen oficio ni beneficio. Esa es una idea generalizada, ¿qué piensa?

-La televisión nos ha metido en la cabeza la imagen del modelo cabeza hueca y tengo que decir que no es una idea muy alejada de la realidad. Pero hay que tener en cuenta que muchos de los modelos que vienen de países que no son Europa no han estudiado porque no han podido.

-¿Qué pasó con la serie de 'Star Trek' en la que iba a aparecer?

-El proyecto no avanzaba, hubo cuestiones raras entre la cadena y la producción así que me desvinculé del proyecto y aún no la han hecho...

-¿Y qué depara el 2018?

-Sigo en moda y estoy haciendo un curso intensivo para estar en la cantera de Telecinco en el que los propios profesionales en activo forman a reporteros y presentadores.

Temas

Gijón, Moda

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos