Una mujer es violada en grupo el día de su boda

Una mujer es violada en grupo el día de su boda

La policía pensó que estaba muerta al no notar su pulso

ELCOMERCIO.ESGijón.

Terry, una mujer de origen Keniano, fue violada en grupo el día de su boda. La pesadilla comenzó cuando decidió acercarse a la estación de autobuses para devolver la corbata y algo de ropa a su novio Harry. Allí, un hombre sentado en su capó del coche la agarró por la espalda y la metió en la parte trasera. En el coche, se encontraban dos hombres más que la golpearon, y la amordazaron. «Recibí el primer golpe y uno de los atacantes me dijo que o colaboraba o iba a morir», cuenta Terry a la BBC.

Sin emabargo, la futura novia secuestrada no dejó de luchar y cuando uno de los violadores le quitó la mordaza, ella le mordió en los genitales. El agresor, seguidamente le propinó una cuchillada en el costado, dejándola malherida y abandonada en la cuneta.

Un niño que pasaba por la zona, encontró a Gobanga después de 6 horas, y en un estado agónico. Tanto, que cuando la policía fue a tomarla el pulso no lo encontró y fue llevada a la Morgue. De camino, su cuerpo reaccionaba y empezó a toser.

Los policías, condujeron hacia el hospital más grande de Kenia. La matrona que la atendió, predijo que estaba a punto de casarse y les dijo a las enfermeras que llamaran a todas las iglesias para saber si «faltaba» una novia. Por casualidad, la primera en la que consultaron fue la catedral de Todos los Santos, en la cual iba a casarse.

«La herida de la puñalada en tu útero es tan profunda que no vas a poder quedarte embarazada» la dijeron los médicos después de coserle las heridas.

«Algunos decían que tenía mal de ojo»

Terry, decidió olvidarse de todo aquello, recuperarse y casarse con su marido. Pero otro suceso insperable sucedió entorno a la vida de esta mujer. Tras 29 días de la luna de miel, Harry encendió una estufa de carbón y la llevó a la habitación. Ambos empezaron a perder el conocimiento, pero Terry tuvo fuerzas para llamar a su vecina por teléfono.

De vuelta al hospital tras la violación, otra vez, otra mala noticia: «Lo siento, pero tu esposo no sobrevivirá», le afirmó el doctor. El dióxido de carbono, le axfió.

Tras aquello, Terry se sumió en la tristeza. Pero un hombre llamado Tonny Gobanga, no dejaba de ir a vistarla. Fue entonces cuando poco a poco fue superando la depresión de la mano de Tonny. Terry se estaba enamorando.

Terry y Tony acabaron contrayendo matrimonio y recibiendo una de las "mejores" noticias de sus vidas. Estaba embarazada. Ahora y cuatro años después, Terry y su esposo forman una familia con dos pequeñas.

Temas

Bbc, Kenia

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos