Algunos de los museos más curiosos del mundo

Desde el del pelo hasta el de las bacterias pasando por el de la comida quemada. Recopilamos algunos de los centros culturales que exponen elementos cotidianos y donde Goya, Dégas o El Greco no tienen cabida

SONIA ARRIETA

Que el arte es subjetivo y puede hallarse en cualquier lugar nadie tiene duda. Lejos de los retratos de Velázquez y los juegos de luz y sombra de Caravaggio hay museos, mucho más pequeños e inusuales, que dedican sus salas a elementos que distan del arte del pincel y se centran en elementos tan cotidianos como el cabello o el inodoro. No obstante, también hay museos que exponen retratos y 'poor traits' de personas y animales. En Massachusetts, por ejemplo, en el Museo del mal arte, algunos cuadros hacen un guiño a la etapa azul de Picasso, pero no por el dibujo preciso de figuras humanas distorsionadas, sino por la gama cromática.

Museo del Pelo
1

Museo del Pelo

Situado en Avanos, la región de Capadocia (Turquía) conocida por su gran riqueza arqueológica, el Museo del Pelo alberga más de 16.000 muestras de cabello de mujeres de todo el mundo reunidos en los últimos 30 años. Regentado por un maestro ceramista la colección empezó cuando una conocida quitó la ciudad y él para tener un recuerdo y ella le entregó un mechón de cabello. Desde entonces, la leyenda se fue extendiendo y cada vez que llegaban turistas, dejaban también un mechón de pelo.

Museo Internacional de Inodoros
2

Museo Internacional de Inodoros

India siempre sorprende. Su olor, su caos y ahora también sus museos. Entre la oferta cultural de Nueva Delhi destaca un museo que no deja indiferente a los viajeros: el Museo Internacional de Inodoros. Puesto en marcha por el doctor Bindeshwar Pathak, un sociólogo y reformador social que recorrió el mundo para conocer los detalles de la evolución de los inodoros, los diseños más utilizados en diferentes países y en diferentes momentos, hoy en día se puede visitar este gran depósito de fotos y objetos que detalla la evolución histórica de los baños desde el año 2500 aC hasta la fecha.

Museo de la comida quemada
3

Museo de la comida quemada

Dulces, salados, frutas, verduras ... En un primer momento puede sonar apeticible, pero falta un detalle: es comida quemada. En el Museo de comida quemada, ideado por la artista estadounidense Deborah Henson-Conant, se pueden ver algunas de las mejores obras de arte carbonizadas originales del mundo. No obstante, conseguir accede a él resulta algo más complejo porque abre de forma esporádica y con visitas bajo reserva.

Museo del mal arte
4

Museo del mal arte

Este museo, ubicado en Boston, Massachusetts, se dedica a la «colección, preservación, exhibición y celebración del mal arte en todas sus formas» y su objetivo no es otroque «llevar el peor arte a la gran audiencia». Poseen retratos y también «poor traits» de personas y animales; paisajes o «Blue people» (gente azul), dedicado a aquellas pinceladas donde domina este color y que poco recuerdan a la etapa azul de Picasso.

Museo del Pene
5

Museo del Pene

La colección tiene hasta doscientos ochenta penes y partes del pene pertenecientes a casi todos los mamíferos marinos y terrestres de Islandia. Además de la sección biológica del museo, los visitantes pueden ver la colección de aproximadamente trescientos rarezas artísticas y otros utensilios prácticos relacionados con el tema principal del museo.

Museo de las bacterias
6

Museo de las bacterias

Colocando los pies en unas marcas señaladas en el suelo, los visitantes pueden ver en una pantalla un reflejo del cuerpo y los puntos exactos donde están los microbios, junto a su significado y sus efectos. Esto es posible en Micropia, el primer museo del mundo dedicado a los microorganismos que se encuentra en los Países Bajos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos