«Ha sido un día que no olvidaremos nunca»

Izan Rilova (al lado de la princesa Leonor) y Alejandro Álvarez (junto a doña Letizia) posan con los Reyes, sus hijas y el resto de jóvenes invitados al acto.
Izan Rilova (al lado de la princesa Leonor) y Alejandro Álvarez (junto a doña Letizia) posan con los Reyes, sus hijas y el resto de jóvenes invitados al acto.

Dos jóvenes asturianos, Izan Rilova y Alejandro Álvarez, acompañaron a la Princesa en su primer acto oficial, saludaron a Mariano Rajoy y charlaron con Felipe VI y Juan Carlos I

JESSICA M. PUGA

El 30 de enero de 2018 ha pasado a la historia. El primer acto oficial con la Princesa de Asturias como protagonista tuvo lugar el mismo día en que su padre cumplía 50 años. No fue casualidad. El rey Felipe VI había elegido esa fecha para imponer a su heredera el lazo del collar del Toisón de Oro. Quiso que una veintena de niños de la quinta de su hija mayor, de entre 11 y 14 años, la acompañara en un día tan especial. Los elegidos, uno de cada comunidad y ciudad autónoma, fueron testigos de una jornada histórica.

De Asturias viajaron dos niños: Izan Rilova Suárez, de Gijón, y Alejandro Álvarez Onís, de Valdesoto. El primero posó junto a la princesa Leonor en la foto oficial; el segundo, junto a doña Letizia. «Fue una experiencia increíble», calificó el gijonés al salir del acto y del pinchoteo que le siguió. Tanto él como su padre, Alberto, -que aprovecharon para regalarle al Rey por su cumpleaños la primera página del diario EL COMERCIO en la que se daba la noticia de su nacimiento- aseguraron que todo había ido mucho mejor de lo que habían imaginado. «No pensé que íbamos a poder compartir tanto tiempo con la familia real y los altos cargos del Gobierno», confesó el niño, de 12 años, que aprovechó su presencia para felicitar a la Princesa y charlar con dos reyes: el actual y el emérito. «Don Juan Carlos es un gran aficionado al pádel; de eso estuvimos hablando y a Izan le preguntó cómo le iba en el colegio», contó el orgulloso padre. A Izan le valió también para corroborar que «la Princesa es una niña muy maja y una buena heredera». Tras el acto oficial fue cuando los invitados pudieron charlar animadamente con los protagonistas. «Le di la mano a los Reyes, la Princesa, las infantas Sofía y Elena, don Juan Carlos y doña Sofía y Mariano Rajoy», enumeró Alejandro Álvarez. Los nervios del principio, que confiesa que los tuvo, no fueron nada. «Lo pasé muy bien, tanto que el acto y la reunión posterior se me pasaron rapidísimo», explica el niño de 13 años, que estuvo acompañado de su profesor Javier de la Roz. «El día de hoy no lo olvidaremos nunca», coincidieron.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos