La operación de peso que provocó que odiara su cuerpo aún más

«La cirugía funcionó muy bien al principio, pero empecé a tener reflujo ácido y tuve que volver al hospital»

ELCOMERCIO.ES

Jessica Valoy, de 30 años de edad, ha conseguido perder 55 kilos gracias a la cirugía. Una operación que no le ha traído más que disgustos, pues devela que tras la intervención odia más su cuerpo que cuando pesaba más.

La joven, residente de Seattle, se operó por recomendación médica después de que su peso, de 140 kilos, la impidiese llevar una vida normal. “La cirugía funcionó muy bien al principio, pero empecé a tener reflujo ácido y tuve que volver al hospital”, cuenta. Así, tres semanas después de su boda tuvo que ser sometida a un bypass gástrico para corregir las complicaciones.

Tras ello, Jessica ha perdido 55 kilos y desvela que está muy contenta en este sentido, según publica el diario The Sun. Sin embargo, esto también la ha dejado rollos de piel flácida que cuelgan por sus brazos, piernas y estómago.

“Le digo a mi marido parezco un perro Shar-Pei”, cuenta. “Todavía odio la forma en que me veo”, expresa y añade “creo que mi cuerpo es aún más feo ahora”.

Quitarse el exceso de piel la cuesta entre 45.000 y 67.000 euros, algo que no puede hacer frente. Por ello, Jessica ha iniciado una campaña de 'crowdfunding'.

Temas

Seattle

Fotos

Vídeos