El Papa, contra el desprecio a las empleadas del hogar: «¿Es un animal que ayuda?»

El Papa, contra el desprecio a las empleadas del hogar: «¿Es un animal que ayuda?»

En España hay unas 630.000 trabajadoras de servicios domésticos, un 30% de ellas siguen cobrando en negro, denuncia la OIT

EL COMERCIOGijón

El Papa Francisco defendió, en una homilía, los derechos de las mujeres que trabajan como empleadas del hogar y preguntó: «¿Cómo la tratas: como a una persona o como a una esclava? ¿Le pagas el salario justo? ¿Le das vacaciones? ¿Es para ti una persona o un animal que te ayuda en casa?».

Hizo esta defensa durante la Misa celebrada en la Casa Santa Marta y pidió que «se piense en esto: ¿Cómo me comporto yo con la empleada que tengo en casa?».

«Pienso en tantas mujeres empleadas del hogar que se ganan el pan con su trabajo: humilladas, despreciadas… Nunca olvidaré cuando de niño fui a casa de un amigo. Vi cómo la madre le daba una bofetada a la mujer empleada en casa. Aquella mujer tenía 81 años… No lo olvidé nunca. ‘No, padre. Yo no pego nunca bofetadas’. ‘Pero, ¿cómo la tratas?».

En ese mismo tono informal, el Santo Padre evocó el caso de un hombre rico y culto, en apariencia muy católico, que abusaba sexualmente de una empleada doméstica y al que tuvo que advertir que eso era un pecado muy grave porque «son como nosotros, imagen de Dios». Esta persona, reveló el Pontífice, intentó justificarse diciéndole que las empleadas del hogar son «gente inferior» y que «están también para eso…».

«Ciudadanos de segunda» o de una clase inferior es como se sienten muchas de las 630.000 empleadas del hogar que hay en España. El Papa ha abierto un debate que lleva años cadente en nuestro país. Yolanda Besteiro, presidenta de la Federación de Mujeres Progresistas, avala el desprecio continuo y baja consideración que se tiene hacia estas personas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos