Unos pescadores salvan la vida por segundos arrollados por una lancha

El dueño del barco estaba distraído mirando su móvil mientras navegaba por el río Columbia

EL COMERCIOGijón

Era un tranquilo día de pesca que podría haber acabado en tragedia. Bryan Maess, un policía de Hermiston, Oregón (EEUU), estaba pescando con dos amigos cerca de la desembocadura del río Columbia, cuando un yate iba a toda velocidad hacia ellos y los acabó embistiendo.

"Ehhhh! Ehhhh!", gritaba Maess mientras hacía aspavientos con los brazos. A los pocos segundos, los tres pescadores saltaban por la borda instantes antes de que el barco impactase contra la lancha.

El dueño de la embarcación, Marlin Lee Marsen, de 75 años, alega que estaba mirando su teléfono móvil y por eso no se percató de las llamadas de aviso de Maess y sus compañeros.

El despiste le puede costar caro: Maess ha presentado una demanda en la que pide 372.500 dólares por los daños materiales y también por los físicos y psicológicos.

Los investigadores de la oficina del sheriff apuntan que Maess y sus amigos hubieran resultado gravemente heridos o hubieran muerto si no hubieran saltado al agua a tiempo.

Tras el choque, los pescadores sufrieron síntomas como problemas de visión, dolores de cabeza y heridas en los tobillos, piernas y brazos debido al salto al agua, según pone en la demanda. Cinco meses después del incidente, Maess sigue llevando una rodillera, continúa el escrito.

Así quedó la lancha
Así quedó la lancha

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos