¿Los polvos de talco provocan cáncer de ovario?

¿Los polvos de talco provocan cáncer de ovario?

Un nuevo caso intensifica el debate, que ha dado lugar a investigaciones cuyos resultados son contradictorios

EL COMERCIO
EL COMERCIOGijón

La cuestión sobre si los polvos de talco provocan o no cáncer de ovario lleva tiempo debatiéndose pero ahora vuelve a intensificarse después de que un tribunal estadounidense, más concretamente de Los Ángeles, volviera a condenar a la empresa Johnson & Johnson por un nuevo caso de cáncer de ovario, producido presuntamente como consecuencia de utilizar durante varios años polvo de talco de la marca para la higiene íntima. Un veredicto al que la compañía apelará, ya que tal y como declararon en exclusiva a El Mundo, se guían «por los datos científicos que soportan la seguridad de los polvos de talco de Johnson & Johnson».

La realidad es que si bien el talco en su estado natural contiene amianto, un producto considerado como cancerígeno, desde la década de los 70 estos productos para uso cosmético están libres de este mineral, por lo que en teoría no debería provocar esta enfermedad.

Esta controversia ha dado lugar a numerosas investigaciones, cuyos resultados han sido muy dispares, lo que ha ocasionado que la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer haya catalogado el talco como «posible cancerígeno», siempre y cuando se emplee en el área genital, aunque «no está claro» que exista dicha relación, por lo que la Sociedad Estadounidense de Oncología concluye que la investigación «debe continuar».

La hipótesis que explicaría la relación entre el cáncer de ovario y el uso de talco para la higiene íntima hablaría de una reacción inflamatoria, es decir, las partículas del talco ascenderían a través de la vagina, el útero y las trompas de Falopio hacia el ovario y su presencia provocaría inflamación, algo que facilitaría el desarrollo de un cáncer, tal y como relataba a El Mundo, la oncóloga especializada en cáncer de ovario del Instituto Catalán de Oncología, Marta Gil.

Sin embargo, nada está claro, las investigaciones siguen su curso, aunque con menos intensidad, ya que cada vez menos mujeres utilizan este producto, lo que «dificulta poder hacer estudios de caso-control», según Josep María del Campo, portavoz de la Sociedad Española de Oncología Médica. Pese a ello, la recomendación es no utilizar polvos de talco en el área de los genitales ni en adultos ni en bebés.

Fotos

Vídeos