¿Portavoces y ‘portavozas’?

Irene Montero. / EFE

Irene Montero defiende su desliz gramatical, critica a la RAE y anima a las mujeres a usar el lenguaje inclusivo

I. A. G.

La ‘portavoza’ de Podemos en el Congreso, Irene Montero... Sí, la palabra utilizada por ella misma –no se sabe si por usar un lenguaje exclusivo o por un resbalón gramatical– ha podido provocar varios aneurismas entre los miembros de la RAE. Y es que, en su afan de igualdad, la portavoz de la formación morada en el Congreso quiso anunciar con este desdoblamiento inventado –no admitido por la Real Academia Española– que contará con la presencia de hombres y mujeres en el organigrama del Ejecutivo de Pablo Iglesias.

Así, tras el éxito del «miembros y miembras» de la ex ministra de Igualdad Bibiana Aído y los «jóvenes y jóvenas» de la entonces diputada Carmen Romero, llega ahora esta nueva ‘patada’ al diccionario.

La Academia considera estos desdoblamientos «artificiosos e innecesarios desde el punto de vista lingüístico», pues «la actual tendencia al desdoblamiento indiscriminado del sustantivo en su forma masculina y femenina va contra el principio de economía del lenguaje y se funda en razones extralingüísticas». Este es el motivo por el que la academia considera que «deben de evitarse estas repeticiones, que generan dificultades sintácticas y de concordancia, y complican innecesariamente la redacción y lectura de los textos». La portavoz de Podemos rechazó ayer las críticas que recibió del ministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo, y las explicaciones de la Real Academia Española, que, tras la consulta de una ciudadana en Twitter, respondió que «el sustantivo portavoz es común en cuanto al género», por lo que no tiene mucho sentido feminizar algo que no es masculino.

Ayer había opiniones para todos los gustos. Adriana Lastra, portavoz socialista, defendió a su compañera y, como Pablo Iglesias, el líder de Podemos, cree que está bien que se use ese término, que también defendieron varios colectivos feministas. Montero explicó que, «a veces, desdoblando el lenguaje, aunque no suene muy correcto, se puede avanzar en la igualdad». Razona que «ya son demasiados los siglos en los que el lenguaje se utiliza como instrumento para perpetuar el machismo». Y cree que la RAE también «tiene mucho que hacer para defender la igualdad», pues mantiene en su diccionario «una acepción de la palabra fácil» en la que se determina que, «dicho de una mujer, es la que se presta a tener relaciones sexuales con relativa facilidad». En las redes sociales no tardaron en hacerse eco del ‘palabro’ y a muchos les dio vergüenza ajena. A otros, ‘vergüenzo ajeno’.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos