El preso 'resucitado', en los Carnavales de Cádiz

El preso 'resucitado', en los Carnavales de Cádiz

'Cai de mi arma' dedica un cuplé a Gonzalo Montoya, el interno de la cárcel de Asturias dado por muerto

ELCOMERCIO.ES

«¡Quillo! ¿Os habéis fijado en el diario? ¡Resucita un muerto en la cárcel de Gijón!». Así, con un pequeño error en la ubicación del penal pero con mucha, mucha gracia, comienza el cuplé que la chirigota 'Cai de mi arma' dedica en los Carnavales de Cádiz a Gonzalo Montoya, el preso dado por muerto a comienzos de mes en Asturias.

En contexto

Si bien la historia de Gonzalo Montoya es en sí truculenta, desde Cádiz han sabido darle una vuelta al guión para aportar un toco de humor a la dramática noticia. «En la tele sale un preso que, aunque dieron por muerto, justo antes de la autopsia, se hizo el muerto para escaparse. Pero iban a rajarle, y no tuvo escapatoria», dice la letra, modificando ligeramente lo sucedido para que encaje en el tono de humor general del Carnaval gaditano. «Lo metieron en la UCI con cincuenta monitores a los que estaba enchufado. Al final quedó en un susto y por lo visto el difunto tenía el sueño atrasado», continúa la chirigota.

Finalmente, la agrupación cierra su particular versión de lo sucedido con un tremendo susto en la sala de autopsias que, sin en esencia seguro que se produjo, la chirigota lo adorna a su manera: «Desenchufaron los monitores y los aparatos. Y dijo el forense, ¡venga, la autopsia, vamos a rajarlo! Pero en ese momento despierta el muerto y a los presentes por poco les da un telele. Y el muerto con el cabreo les dijo ¿quién va a apagar la tele?».

El cuplé comienza a partir del minuto 13:45:

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos