Rosemarie Aquilina, la jueza que dejó hablar a las víctimas de los abusos del exmédico del equipo de gimnasia de EE UU

«Estoy firmando tu sentencia de muerte», le dijo al exmédico de la Federación de Gimnasia de EE UU antes de leer su condena

AGENCIAS

El exmédico estadounidense Lawrence 'Larry' Nassar fue condenado este miércoles a una pena de 40 a 175 años de cárcel por abusos sexuales contra decenas de gimnastas menores de edad a lo largo de por lo menos tres décadas.

Además del protagonismo de las víctimas, que desde el pasado martes pasado ofrecieron en público sus duros testimonios, la jueza Rosemarie Aquilina se ha convertido en la inesperada estrella del mediático caso.

«Acabo de firmar su sentencia de muerte (...) Usted no tiene el derecho de volver a caminar fuera de una prisión», le dijo la jueza Rosemarie al leer la sentencia, con una voz pausada que no escondía la indignación ante la gravedad del caso.

La audiencia para la lectura de la sentencia fue transmitida en vivo por las principales redes estadounidenses de televisión, ya que tradicionalmente las principales gimnastas del país son un orgullo nacional.

Durante tres décadas Nassar estuvo ligado al equipo médico de la Federación Estadounidense de Gimnasia, y en ese período atendió a las principales estrellas de ese deporte, incluyendo campeonas mundiales y multimedallistas olímpicas.

El escándalo envolviendo a Nassar es de tal magnitud que instantes después de conocida la sentencia el Comité Olímpico de Estados Unidos anunció el lanzamiento de una investigación independiente sobre los casos de abusos sexuales.

Rachael Denhollander fue una de las mujeres que compartió su testimonio en el tribunal y confrontó directamente a Larry Nassar.
Rachael Denhollander fue una de las mujeres que compartió su testimonio en el tribunal y confrontó directamente a Larry Nassar.

En una carta abierta, el presidente del comité olímpico estadounidense, Scott Blackmun, dijo que la investigación buscará examinar «cómo un abuso de esta magnitud puso pasar desapercibido durante tanto tiempo».

Tras la lectura de la sentencia, la jueza Aquilina, de 59 años, le dijo a Nassar este miércoles que «usted aún no entiende que es un peligro». La magistrada dijo estar convencida del poder de rehabilitación, «pero no veo que eso sea posible con usted».

Tras cada uno de los testimonios, la magistrada ofreció unas palabras de consuelo. «Ni siquiera el Ejército es tan fuerte como tú. Eres una heroína, una superhéroe», le dijo a Bailey Lorencen tras su declaración.

«El monstruo que se aprovechó de ti marchitará. Eso es lo que le ocurrirá, porque cuanto más fuerte te haces tú, a medida que sobrepases esto —y lo harás— él se debilita y se apagará. La cárcel no es lugar para que un ser humano viva», afirmó la jueza a otra de las mujeres.

Al revisar una carta de Nassar en que le acusaba de estar orquestando un 'circo mediático', la jueza tiró los folios con desprecio sobre la mesa y le preguntó si quería romper el acuerdo por el que se declaró culpable.

Poco antes, Nassar pidió disculpas por «el dolor, trauma y destrucción emocional» de sus víctimas.

«No hay palabras para describir la profundidad y la amplitud de cuánto lamento lo que ha ocurrido», expresó el exmédico, quien trató de dirigirse a algunas de las atletas denunciantes en la sala pero recibió un llamado de atención de la jueza.

En diciembre del año pasado, Nassar ya había sido condenado a 60 años de prisión por posesión de pornografía infantil.

Talentos de la talla de Simone Biles, Aly Raisman, Alexis Moore, McKayla Maroney y Gaby Douglas, entre otras, denunciaron los abusos sexuales que sufrieron durante años por parte de Nassar.

Varias de ellas dijeron que sufrieron esos abusos incluso durante competencias, y se presentaron denuncias de agresiones a niñas de hasta 12 años.

Algunas de esas agresiones fueron perpetradas con los padres de las atletas en la sala de atención médica, de acuerdo con las denuncias.

Maroney, por ejemplo, contó que en una oportunidad Nassar le dio una pastilla para dormir y cuando se despertó estaba sufriendo abusos por el médico. Ella tenía entonces apenas 15 años.

A raíz del escándalo, el lunes varios de los más importantes dirigentes de la propia Federación Estadounidense de Gimnasia presentaron las renuncias irrevocables a sus cargos.

La situación de esos funcionarios se tornó inevitable después de que la estelar Raisman se preguntó ante la corte cómo fue posible que Nassar hubiera podido abusar de atletas durante décadas sin que la Federación hiciera nada por evitarlo.

«Son necesarios mayores cambios para ayudar a crear una cultura que fomente la práctica del deporte seguro... esto incluye un cambio total de liderazgo, lo que quiere decir que todos los miembros de la USAG deben dimitir», apuntó Blackmun.

En tanto, el Congreso de Michigan votó este miércoles una resolución por 96 votos contra 11 en la que insta a la presidente de la Universidad Estatal de Michigan (MSU) Lou Anna Simon a renunciar.

Simon anunció el mismo día que presentaba su dimisión, la que el directorio de la MSU dijo que aceptará.

La oleada de denuncias comenzó en 2016 con la exatleta Rachel Dehollander, quien dijo que Nassar la sometió a abusos sexuales cuando tenía solamente 15 años.

La denuncia de Dehollander provocó una avalancha incontenible de acusaciones similares, ya que más de 120 mujeres dijeron haber pasado por lo mismo, y así el escándalo alcanzó proporciones gigantescas.

«Este es el mayor escándalo de agresiones sexuales en la historia del deporte», dijo recientemente Dehollander, quien ahora es entrenadora de gimnasia y acompañó todo el proceso contra Nassar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos