El Comercio

Lo que el olor de tu orina dice sobre tu salud

Lo que el olor de tu orina dice sobre tu salud
  • ¿Que la orina tenga un fuerte olor puede ser un síntoma de alguna enfermedad? ¿El color también puede advertirnos de algún problema? Soy varón y tengo 63 años

Una orina con olor fuerte puede ser un indicio de deshidratación o infección urinaria. Los alimentos y medicamentos también son una posible causa del mal olor de la orina.

La orina suele presentar un olor característico, que es causado por la presencia de una sustancia llamada urea. Cuanto mayor sea la concentración de urea, la orina tiene un olor más fuerte. En la mayor parte de los casos, una orina con fuerte olor indica que la orina está poco diluida.

Por lo tanto, el primer paso para quien tiene una orina con olor fuerte es aumentar la ingesta de líquidos. Si la orina ya está bien diluida, y aun así presenta un mal olor, debe considerarse la presencia de una infección urinaria. También los medicamentos y ciertos alimentos pueden alterar el olor de la orina. Así, los espárragos y las vitaminas son causas comunes de orina con fuerte olor.

El mejor tratamiento para una orina con mal olor es mantener una mayor ingestión de líquidos. Si la causa de la orina con olor fuerte es debida a una infección, debe acudir a su médico para realizar un urocultivo y establecer el tratamiento antibiótico adecuado.

El color de la orina normal suele ser amarillento, aunque este tono puede variar en función de la cantidad de agua que se haya ingerido.

Cuando estamos deshidratados, los riñones tienden a retener agua en el cuerpo, haciendo que la orina quede con un amarillo más fuerte. Por otro lado, cuando bebemos mucha agua, o cuando utilizamos sustancias diuréticas, que pueden ser desde medicamentos hasta bebidas alcohólicas, los riñones permiten la pérdida de agua, tornando la orina muy diluida y con un color que tiende a ser claro como el agua.

El cambio de color en la orina cuando es rojo debe ser motivo de consulta al médico, pues en ocasiones puede ser el primer síntoma de un cáncer urológico, principalmente de la vejiga, aunque también de riñón. Pero la orina de color rojo, lo que se conoce con el nombre de hematuria, no siempre es sinónimo de cáncer. El crecimiento prostático, las infecciones de orina, algunos fármacos como la rifampicina o los anticoagulantes como la warfarina y alimentos como la remolacha pueden teñir la orina de color rojizo.