El Comercio

El coste de un paciente con demencia es de 24.184 euros anuales

Mujer aquejada del mal de Alzheimer.

Mujer aquejada del mal de Alzheimer. / PHILIPPE HUGEN (Afp)

  • El 71% del gasto en España recae en las familias de los enfermos, según un informe sobre alzhéimer y otras demencias elaborado por la revista The Economist

El coste anual medio por paciente con demencia en España es de 24.184 euros, un 71% del cual recae en las familias. Esta es una de las conclusiones del informe Impacto Socioeconómico de la enfermedad de Alzheimer y otras demencias, elaborado por la revista The Economist y presentado este martes en Madrid. De acuerdo al estudio, en España alrededor de 900.000 personas (el 1,9% de la población) padecían en 2016 algún tipo de demencia y se calcula que para 2040 sean 1,5 millones. La mayor longevidad, el envejecimiento de la población y la mayor presencia de enfermedades crónias en la sociedad son las principales causas de este crecimiento previsto.

El informe disgrega por áreas el coste de la atención. La mayor parte de ellos derivan de la asistencia social: financiar los costes informales indirectos, como el pago de cuidadores, representa el 65% del coste medio por paciente, y pagar los costes sociales directos supone un 13%. Los costes médicos directos, que son los gastos sanitarios, representan el 22% del total. El documento calcula que, en total, los costes asociados con la demencia en España en 2016 fueron de 20.800 millones de euros.

“La lucha contra las enfermedades degenerativas constituye uno de los principales retos del sistema sanitario”, apunta el secretario de Estado de Sanidad, José Javier Castrodeza. Pero según el informe, existen muchos puntos por mejorar. Por ejemplo, las largas listas de espera y la desigualdad en el acceso a departamentos de demencia en los hospitales. “Con frecuencia se carece de un enfoque exhaustivo, ya que las estrategias asistenciales se centran en el tratamiento farmacológico”, sostienen. También se alerta de que España “no tiene una distribución geográfica uniforme” para una asistencia adecuada a los pacientes con demencia.

El documento recuerda que el Gobierno puso en marcha en 2016 una estrategia sobre enfermedades neurodegenerativas, pero cree que “será difícil que se pueda aprobar e implementar en todo el país”. “Resulta necesaria una política a nivel nacional para mejorar el sistema de asistencia social en España y para aliviar la elevada carga que la demencia supone para los cuidadores informales”, aconseja. También reclama “aumentar la concienciación respecto a la enfermedad y mejorar las tasas de diagnóstico y la coordinación entre todos los profesionales”.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate