'Big data' para evitar el dolor

Juan Luis Fernández Martínez. /  E. C.
Juan Luis Fernández Martínez. / E. C.

Investigadores de la Universidad de Oviedo logran predecir los efectos secundarios en el tratamiento del cáncer de mama

E. C. GIJÓN.

Se conoce como 'big data' el análisis de grandes cantidades de datos para extraer información útil. Sus aplicaciones más conocidas pasan por el campo de la informática o la banca, pero la medicina también se puede beneficiar de estas aplicaciones. Lo han demostrado un grupo de investigadores de la Universidad de Oviedo, que han desarrollado un sistema que predice los efectos secundarios en el tratamiento del cáncer de mama, principalmente en aquellas mujeres que ya han pasado la menopausia, a través del estudio matemático de cientos de miles de variaciones genéticas.

El grupo de Problemas Inversos, Optimización y Aprendizaje Automático de la Universidad de Oviedo, dirigido por el profesor Juan Luis Fernández-Martínez y en el que participan los también profesores Enrique J. de Andrés y Ana Cernea, ha probado la relación entre las mutaciones genéticas y patologías como los dolores articulares que padecen algunas mujeres cuando están a tratamiento por un cáncer de mama. «Esperamos que nuestras investigaciones sirvan para proporcionar hipótesis en la búsqueda de nuevos fármacos y dianas terapéuticas», sostiene Juan Luis Fernández-Martínez.

El otro gran logro de su estudio es haber conseguido interpretar una mutación en la leucemia linfocítica crónica, la más común en los países occidentales. Con este descurimiento han conseguido establecer una relación entre la mutación y su efecto en el progreso de la enfermedad. «Si eres capaz de predecir algo quiere decir que conoces sus causas», explica el profesor. Las modelizaciones realizadas en la Universidad de Oviedo están siendo utilizadas ya para el diseño de nuevos tratamientos de inmunoterapia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos