El Comercio

Se da una mayor afectación de la calidad de vida en mujeres con apnea del sueño, que presentan con mayor frecuencia síntomas atípicos, tales como depresión, ansiedad, insomnio, dolor de cabeza y fatiga.
Se da una mayor afectación de la calidad de vida en mujeres con apnea del sueño, que presentan con mayor frecuencia síntomas atípicos, tales como depresión, ansiedad, insomnio, dolor de cabeza y fatiga.

Presión positiva contra la apnea del sueño

  • neumología

  • Tras demostrar su efectividad en varones, un estudio demuestra ahora la eficacia de la CPAP también en mujeres que sufren un grado de apnea severo y en pacientes con una apnea moderada

La terapia de presión positiva continua de la vía aérea (CPAP) ha demostrado que mejora la calidad de vida, el estado de salud y la somnolencia diurna excesiva en personas que padecen apnea del sueño.

Hasta ahora todos los estudios realizados, y que avalan dichos beneficios, han sido llevados a cabo en cohortes principalmente masculinas, por lo que los efectos y beneficios de esta terapia no habían sido evaluados concretamente en mujeres. En este sentido, neumólogos españoles han realizado el primer estudio que evalúa los efectos de la terapia con CPAP en mujeres con apnea del sueño. «Los resultados de la investigación proporcionan, por primera vez, evidencia de alta calidad científica que demuestra que el tratamiento con CPAP es efectivo y mejora muchos aspectos de salud en mujeres con trastornos respiratorios del sueño de un grado moderado a severo», explica el doctor Francisco Campos-Rodríguez, neumólogo miembro de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) y coordinador del estudio.

Este estudio multicéntrico ha sido realizado en 19 unidades de sueño que participan en el Programa Integrado de Investigación (PII) de Sueño de SEPAR y ha contado con la financiación del Instituto de Salud Carlos III y de SEPAR. Asimismo, recientemente ha sido aceptado para su publicación en la prestigiosa revista científica 'American Journal of Respiratory and Critical Care Medicine'.

Hasta ahora la falta de evidencia científica en relación a los efectos de la CPAP en mujeres con apnea del sueño ha dificultado el desarrollo de protocolos específicos diseñados para las características concretas de esta población. «Actualmente, las mujeres con apnea del sueño estaban siendo tratadas acorde con los criterios masculinos, los cuales en algunos casos pueden resultar inapropiados», asegura el neumólogo. A lo que añade, «la investigación revela que tres meses de tratamiento con CPAP mejora diferentes aspectos de la calidad de vida, el estado de ánimo, la somnolencia diurna, la ansiedad y los síntomas de depresión, en comparación con el tratamiento convencional. También es importante resaltar que estos beneficios se ven incrementados si se logra una mayor adherencia al tratamiento».

Más síntomas atípicos en ellas

La apnea del sueño es una enfermedad común en mujeres con una prevalencia entre el 6 y el 23% para apneas moderadas a severas. A pesar de esta alta prevalencia, la investigación en mujeres es escasa ya que se ha asumido que tanto las consecuencias como los efectos del tratamiento de este trastorno respiratorio del sueño son similares en hombres y mujeres. «Existen diferencias significativas entre géneros, incluyendo una menor prevalencia, distintas manifestaciones clínicas, y una mayor afectación de la calidad de vida en mujeres con apnea del sueño, que presentan con mayor frecuencia síntomas atípicos, tales como depresión, ansiedad, insomnio, dolor de cabeza y fatiga», afirma el doctor Campos-Rodríguez.

La investigación se ha realizado sobre una población de 307 mujeres diagnosticadas con apnea del sueño moderada o severa. Las pacientes fueron aleatorizadas a recibir tratamiento con CPAP (151 mujeres) o tratamiento convencional (156 mujeres) durante un período de 3 meses. «Las mejoras que afectan a la calidad de vida y las que se relacionan con aspectos de salud han sido obtenidas tanto en mujeres con apnea del sueño severa como moderada. Esto nos permite generalizar los resultados a todas las mujeres con apnea del sueño para ayudar a establecer procedimientos de abordaje y manejo de esta enfermedad respiratoria adaptados a las necesidades clínicas concretas de las mujeres», concluye el experto.